Talleres con adolescentes para prevenir la violencia de pareja en edades tempranas

Talleres para jóvenes les advierten de que la violencia en la pareja adopta formas distintas

Uno de los problemas principales es determinar qué es violencia y qué no. «Para la gran mayoría de los jóvenes, violencia equivale a agresión, pero no a que un chico exija a su novia que le enseñe los mensajes de su móvil, o le obligue a explicar con quién ha quedado. Dicen que no tolerarían una agresión ni agrederían a su pareja, pero no creen que un insulto sea un acto de violencia». Eso es lo que asegura Ana Belén López, coordinadora del programa Paranys de l'amor, que habla desde la experiencia. Un total de 1.795 alumnos de institutos públicos de Barcelona recibieron en el 2010 uno de estos talleres, que impulsa el ayuntamiento y realiza la fundación Salut i Comunitat, sobre la prevención en el maltrato de pareja. El año pasado se hicieron 96 talleres, un total de 344 horas.

López y un compañero forman una de las parejas de educadores y trabajadores sociales que se ocupan del taller. Cuando las peticiones se acumulan, cuentan con otra pareja de expertos. También compuesta por un hombre y una mujer, y no por casualidad.

Una chica que llora

Los talleres sobre los rasgos de las parejas en las que se producen abusos, de dos a seis horas de duración, se hacen en función de la petición de los profesores. Están destinados a alumnos de 13 a 18 años, es decir, de segundo de ESO a segundo de Bachillerato, pero la mayoría de los participantes son chicos de entre 14 y 16, las edades en las que tienen las primeras parejas. Con frecuencia, profesores reclaman los talleres porque aprecian indicios de maltrato potencial en parejas de estudiantes.

La entrada no es siempre fácil, sobre todo con los chicos: «Las chicas reciben mucho mejor la información. Los chicos se suelen sentir amenazados, son más sensibles, están construyendo su identidad». De ahí que se les dirijan un hombre y una mujer, para que haya un referente femenino y uno masculino.

Los talleres incluyen diferentes apartados: uno dedicado a los estereotipos de género, otro a los mitos del amor romántico y otro a la violencia y sus tipos. Por ejemplo, se trata de dar a entender a los chicos que ser el más duro, conducir más rápido, «asumir riesgos», no supone ser más hombre. López abona la tesis de que el maltrato no está marcado por la procedencia social: «No existe perfil de víctima y agresor. Podemos encontrar lo mismo en un centro problemático y en uno que no lo es».

En varias ocasiones, ella ha asistido a una escena inquietante. Durante el taller, y tras darse cuenta de que algunas de las actitudes señaladas como violentas se dan en su relación, una chica se levanta y sale llorando. Los educadores la advierten entonces de que no tiene por qué aguantar algo así.

La iniciativa, que se desarrolla desde el 2002, fue acogida con éxito en el 2010, año en el que se hizo el máximo previsto de talleres. En el 2011 se prevé repetir el pleno. López subraya que más que un curso es una actividad dinámica. Los alumnos de una clase trabajan en equipos y participan activamente.

Sin embargo, esta labor es mejorable. «Algunos centros están volcados en esta cuestión, otros no tanto. El principal problema es que un taller no es suficiente». La coordinadora advierte de que si los institutos no mantienen viva la llama el mensaje no cala. Con lo cual es más fácil que se mantengan equívocos: «Los jóvenes creen que el amor lo puede todo».


Fuente: El Periódico de Catalunya


no te saltes las señales

La mitad de la población achaca el maltrato al alcohol y otras drogas

Un 53,7% de la población española todavía cree que el hombre que pega a una mujer lo hace porque abusa del alcohol o las drogas, mientras que un 72,5% opina, además, que tras la agresión hay problemas psicológicos. Así se recoge en el Informe sobre la percepción de la violencia de género, realizado por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad y que fue presentado ayer en Madrid por la ministra Leire Pajín; la secretaria de Estado de Igualdad, Laura Seara, y el delegado del Gobierno contra la Violencia de Género, Miguel Lorente. Pajín reconoció que puede resultar lógico que algunos “entiendan que alguien tiene que estar fuera de sí para cometer estos crímenes”. “Pero no puede haber ningún contexto de justificación de la violencia de género, en ningún caso”, sentenció.

Aunque la mayoría de la sociedad (un 91,2%) considera “totalmente inaceptable” la violencia machista, un 1,4% todavía la justifica “en algunos casos”, especialmente, si se produce en un proceso de separación. “Eso supone unas 600.000 personas, de las que un 60% son hombres”, aclaró Lorente. El restante 7,3% se mantiene al margen porque cree que el problema es “algo inevitable que ha existido siempre”.

Las expertas feministas lo tienen claro. Los agresores “ni están locos ni son alcohólicos; son asesinos”, declaró rotunda a Público la presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, Ana María Pérez del Campo. “Está demostrado: en los juicios nunca son declarados por los psiquiatras como perturbados”, añadió.

“La violencia de género se da en todas las clases sociales y en todo tipo de perfiles de hombres y mujeres. Hay que conocer la esencia del problema, que se basa en la desigualdad y no caer en estos errores”, opinó, por su parte a Público, la presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro. “Es un problema estructural basado en la creencia de superioridad del hombre sobre la mujer”, detalló también Rosa Pérez–Villar, vicepresidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis.

“Afortunadamente”, señaló Pajín, la sociedad está empezando a abrir los ojos con respecto al “mito” de las denuncias falsas. Así, un 63,9% increpa a quienes hacen circular estas opiniones porque “facilitan que las mujeres sigan soportando la violencia”. Un 88,4% está seguro, además, de que “hay mujeres que retiran la denuncia, pero eso no significa que sean denuncias falsas”, consta en el informe.

“Desgraciadamente, me temo que la opinión de la calle es más desfavorable de lo que dicen las encuestas”, lamentó Pérez–Villar. “Aún hay muchos que creen que la Ley de violencia de género beneficia a la mujer en los divorcios”, añadió. “Hace falta más información al respecto porque todos estos estereotipos hacen mucho daño a mujeres y niños”, denunció también Yolanda Besteiro.

No obstante, la educación es la herramienta que los españoles destacan como undamental en la lucha contra la violencia de género. Un 53,6% así lo cree, frente a un 24,3, que preferiría el endurecimiento de las penas y el 10,7% que aboga por la concienciación social.

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad también quiso destacar la “confianza” de la población en los sistemas de protección de la Administración. Aunque ha disminuido el número de mujeres que acudirían en primer lugar a la Policía en caso de sufrir maltrato (de un 34% a un 29,1), Pajín afirmó que estos datos demuestran que “es posible avanzar en la erradicación de la violencia de género”. Aun así, reconoció que “queda mucho por hacer” y pidió la “complicidad” de toda la sociedad para “acabar con esta lacra social que, en pleno siglo XXI, no conoce descanso”.

Fuente: UNAD


Pobreza política ante la pobreza humana

ÀNGELS GUITERAS MESTRES

Solivianta el espíritu de una servidora atendiendo a sus lecturas estivales el que se ponga en solfa, a un mismo nivel y en los mismos medios, el hundimiento generalizado de las Bolsas, como consecuencia, entre otras, de la especulación financiera y la investigación sobre un supuesto fraude en alguna de las ayudas sociales concedidas en la prestación conocida como RMI, destinadas a personas en situación de pobreza o de máxima fragilidad social.

Durante todo el mes de agosto, día a día, ha ido apareciendo en los medios de comunicación la situación que se ha producido con los cambios efectuados por el Gobierno catalán en el pago de la RMI con la justificación, según dicen, de implementar medidas de control que acaben con el fraude. He podido leer la noticia con la repetición exacta de uno o dos párrafos en días seguidos. ¿De qué fraude estamos hablando?

Paradójicamente, parece ser que siguen la pista que alguna entidad bancaria ha señalado, de que son conocedores de que algunos de sus clientes perciben dicha ayuda, renta mínima de inserción, y realizan transferencias al extranjero.

Las medidas adoptadas están ocasionando inestabilidad y sufrimiento en el colectivo más vulnerable e indefenso y demuestran poca sensibilidad hacia estas situaciones y poca confianza en los profesionales que desde los Ayuntamientos estudian, evalúan y hacen seguimiento de los beneficiarios de las ayudas. Se ha creado una situación de indefensión forzosa, algunos no saben cómo afrontarlo y no tienen voz: son los que tienen que sufrir la burocracia administrativa en su peor cara.

Estamos de acuerdo en potenciar medidas de control en general y en eliminar las situaciones de fraude, aunque lamento que no se dé prioridad a perseguir el fraude de aquellas personas que tienen relación directa con la recesión económica en la que estamos inmersos, y que se haga de manera inadecuada "criminalizando" a quienes no tienen las necesidades básicas cubiertas, como la vivienda y la alimentación.

Estar centrados en la RMI distrae la atención de otros fraudes, es un insulto a la inteligencia de los ciudadanos, afecta a la dignidad de las personas más necesitadas y las hace sentir aún más vulnerables.

La gestión, precipitada, descontrolada y no compartida, en el mes de agosto, de supuestas medidas de control de las prestaciones sociales básicas no ha tenido mayores consecuencias debido al importante tejido de entidades sociales que han reduplicado sus esfuerzos para, una vez más, estar al lado de las personas que más lo necesitan.

En esta época que estamos viviendo marcada por la incertidumbre, la vulnerabilidad y la segregación social, proteger la cohesión social es clave para prevenir y evitar situaciones que generen mayores desigualdades y explosiones de violencia, que están ya apareciendo en algunas sociedades, con el consecuente incremento de la inseguridad, y que provocan, también, grandes deseconomías. Es necesario ver la cohesión social en clave de crecimiento económico, creación de ocupación y mejora de la sociedad para afrontar de manera compartida los retos planteados. Hay que considerar la inversión social una exigencia para salir de la recesión económica, que en buena medida tiene sus raíces en la crisis social y de valores que estamos viviendo.

Hay cambios y medidas de control que, si se planifican adecuadamente, ni perjudican la credibilidad del buen hacer de un Gobierno ni hacen sufrir a los ciudadanos. Albergo aún la esperanza de que haya cierta autocrítica y rectificación para continuar también con la esperanza de que una sociedad mejor es posible.

Fuente: El País


La Residencia y Centro de Día “La Verneda” realiza talleres hortícolas con personas mayores

Los talleres aprovechan la iniciativa del Ayuntamiento de Barcelona, que pone a disposición de los mayores de 65 años una pequeña parcela para el cultivo

Las parcelas miden de 25 a 40 m2, y en ellas se cultivan hortalizas, verduras, plantas aromáticas y flores de temporada. Los usuarios hacen crecer tomates, judías verdes, patatas, calabacines, acelgas, legumbres, coles, berenjenas, ajos, cebollas, alcachofas, lechugas...

El programa se dirige mayoritariamente a personas mayores de 65 años empadronadas en el distrito donde está el huerto. Hay que estar capacitado físicamente para el trabajo agrícola, y no convivir, en el momento de hacer la solicitud, con una persona que ya sea adjudicataria de una parcela.


El Gobierno aprueba el procedimiento para que una sustancia sea considerada estupefaciente en ámbito nacional

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un Real Decreto que establece el procedimiento para que una sustancia sea considerada estupefaciente en el ámbito nacional. La norma, propuesta de la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, regula dicho procedimiento que parte de la evaluación de la sustancia mediante una serie de criterios como su semejanza con otras sustancias estupefacientes conocidas, su utilidad terapéutica o el riesgo de su abuso. Desde el Gobierno aseguran que "esta nueva norma contribuye a proteger la salud de las personas mediante la intervención del Estado en todas las fases relacionadas con las sustancias declaradas estupefacientes, desde el cultivo y la producción, a la distribución, la prescripción o la dispensación y el consumo"

Las sustancias consideradas estupefacientes son aquellas que están incluidas en las listas I y II anexas al Convenio Único de 1961 de Naciones Unidas o que han adquirido tal consideración en el ámbito internacional.

Para que una sustancia que no esté incluida en dichas listas internacionales sea considerada estupefaciente en el ámbito nacional es necesario reconocer es carácter mediante el desarrollo reglamentario de la Ley 17/1967, del 8 de abril, que actualizó y adaptó la legislación española de estupefacientes al Convenio de Naciones Unidas.

Desde la entrada en vigor de la Ley 17/1967 no se había planteado la necesidad de calificar una sustancia como estupefaciente en el ámbito nacional pues la incorporación al listado de estupefacientes se ha realizado a través de su inclusión en las listas I y II de Naciones Unidas, o a través de la adquisición de tal consideración en el ámbito internacional.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) de oficio o a instancia de otro órgano de la Administración General del Estado o de la Fiscalía Especial Antidroga son los órganos encargados de iniciar el procedimiento para declarar estupefaciente a una determinada sustancia, que será declarada como tal mediante la aprobación de una Orden del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.

Tras la aprobación de la Orden Ministerial, la sustancia así como los medicamentos que la contengan quedará sometida a las medidas de fiscalización aplicable a los estupefacientes.

Este es el caso de la sustancia 'tapentadol' que se incluye en este Real Decreto como estupefaciente en el ámbito nacional antes de iniciarse su comercialización en España para el tratamiento del dolor agudo y crónico. Su semejanza con los opiáceos clásicos como la morfina, su eficacia terapéutica y el riesgo de que se abuse de su consumo aconsejan su calificación como estupefaciente.

De este modo, las medidas de fiscalización a nivel nacional para la adecuada gestión del riesgo del uso indebido, abuso o desvío al tráfico ilícito del Tapentadol se ampliarán a la declaración de fabricantes o importadores.

Se requerirá una autorización previa de la AEMPS para fabricar o importar, y será obligatoria la utilización de recetas oficiales de estupefacientes para la prescripción o dispensación de aquellos medicamentos que contengan Tapentadol en su composición.

Estados Unidos, Alemania, Francia, Suecia, Suiza, Dinamarca, México y Chile son algunos de los países que han fiscalizado el 'tapentadol' como estupefaciente mediante procedimientos nacionales en sus respectivas listas de medicamentos controlados.

Fuente: UNAD


Participantes en el programa de radio

La Fundación Telefónica concede una subvención al proyecto de FSC “Mayores en las Ondas”

Mayores en las ondas” es un programa radiofónico que se emite desde la Residencia y Centro de Día de Puzol en Valencia, pero que cuenta con la participación de usuarios de otros centros para mayores gestionados por FSC en la Comunidad Valenciana, Cataluña, País Vasco, Castilla La Mancha, Aragón y Castilla y León.

Se emite mensualmente, desde el 3 de junio de 2010, a través de Internet y se difunde a través de la megafonía de los diferentes centros. Además, mensualmente cuenta con un espacio en la parrilla de programación de Radio Cabrera de Mar, que se dirige a un público formado principalmente por personas mayores.

Este proyecto pretende estimular el envejecimiento activo y fomentar los vínculos comunitarios y la participación social de las personas mayores. Está planteado como una respuesta socio-terapéutica para personas usuarias de los centros para mayores que muchas veces por su grado de dependencia y por sus circunstancias vitales y familiares se encuentran en riesgo de exclusión social. El programa de radio se ve reforzado además por todas las actividades de relación con el entorno e intergeneracionales que desde los centros se organizan para estrechar los vínculos y favorecer la inclusión de los más mayores.

Los objetivos del programa son cuatro: entretener e informar a los usuarios; seguir acercándoles las nuevas tecnologías; estimular el desarrollo de su imaginación y creatividad, y servir como plataforma de diálogo social e intercambio.

En esta línea, el leit motiv del proyecto es la participación de las propias personas mayores, tanto en la creación y el desarrollo del programa de radio, como en la implicación en las actividades organizadas y en la vinculación con la vida pública mediante los medios de comunicación social y las nuevas tecnologías. Esto puede contribuir además a mejorar la autoestima, la vinculación familiar y comunitaria, la relación intergeneracional y la integración social de este colectivo.

El programa de radio cuenta también con la participación de familiares y personas del entorno, dentro de la estructura del magazín a través de espacios abiertos a favorecer la interrelación con la comunidad. Asimismo, con la incorporación de profesionales y expertos de diferentes ámbitos a la dinámica del programa se transmiten contenidos para la mejora de la calidad de vida de las personas mayores y de las personas cuidadoras.

Cabe destacar que este proyecto supone un paso más en la aproximación a las nuevas tecnologías a los más mayores, tras la buena acogida de otras actividades llevadas a cabo en la entidad. “Mayores en las ondas” forma parte de un programa de envejecimiento activo y estimulación cognitiva que se desarrolla en los centros FSC, junto con “Mayores sobre ruedas” (uso de motoretas adaptadas para ayudar a la movilidad y a la interrelación con el entorno) y con “Programa Wii” de estimulación físico-cognitiva a través de las consolas de Nintendo (que permite además el acercamiento entre generaciones).

La experiencia de la entidad en este tipo de proyectos ha demostrado que no sólo ayudan a aumentar la autonomía, la autoestima y la calidad de vida de los mayores, sino que suponen un apoyo a sus familias y a las personas cuidadoras. En el año 2010, alguno de estos proyectos ha recibido el reconocimiento de buena práctica y de práctica de éxito por parte del IMSERSO y de Generalitat de Catalunya.

En este mismo sentido, “Mayores en las ondas” ha recibido en 2011 el reconocimiento de Unió de Periodistes Valencians como proyecto solidario del año


Un cómic sobre reducción de riesgos para adolescentes

Hoy os presentamos un material informativo-preventivo  que forma parte del programa de prevención selectiva “Una noche de Fiesta: Información, Prevención y Reducción del Riesgo” elaborado por el Ayuntamiento de Ibiza y el Plan Nacional sobre Drogas. El cómic va destinado a adolescentes de entre 15 y 19 años y tiene el objetivo de informar sobre los efectos de las drogas, aportando pautas para reducir los riesgos derivados del consumo. Además describe consecuencias sobre el comportamiento, hace referencia a los riesgos de mezclar varias sustancias, aborda la conducción de vehículos y también permite practicar algunas habilidades de rechazo frente a la presión del grupo.  Es un material que puede ser utilizado por monitores/as, educadores/as o profesorado de Secundaria y que puede ser un buen apoyo para abordar una serie de contenidos teóricos sobre las drogas en varias sesiones.

Puedes descarte el documento aquí

Referencia bibliográfica:

Título: Una noche fiesta. Información, Prevención y reducción de riesgos.

Autores: Castro, I. et Al.

Editor: Ayuntamiento de Ibiza

Páginas: 48

Año de publicación: 2010

Fuente: En Plenas Facultades


Profesionales del Punt de Trobada de Lleida

El Departament de Benestar Social i Família renueva a FSC como entidad gestora del Punto de Encuentro Familiar de Lleida

Se trata de un servicio temporal destinado al cumplimiento del régimen de visitas de los niños y niñas con sus progenitores que no poseen su custodia, o con otras personas del entorno familiar que lo soliciten.

Profesionales del Punt de Trobada de LleidaEl objetivo fundamental de este recurso es ofrecer un espacio destinado a atender y prevenir, en un espacio neutral y transitorio, la problemática que surge en el cumplimiento del régimen de visitas establecido para los supuestos de separación o divorcio de los progenitores, o para los supuestos de tutela por parte de la Administración Pública.

Durante el último año el centro ha atendido más 60 casos en los que han intervenido menores y adultos que presentaban un elevado grado de conflictividad producto de las separaciones y divorcios de los progenitores.

Cabe señalar, al mismo tiempo, que se ha detectado un cambio de tendencia en el origen de las derivaciones al servicio, que anteriormente procedían en un 49% de la vía judicial y el 51% de los casos de la vía administrativa. En cambio, durante el último año se han incrementado un casi un 10% de los casos judiciales hasta alcanzar el 60%.


Diez años pretendiendo que nuestros mayores se sientan “Como en Casa”

¿Cómo se pueden resumir diez años de trabajo, esfuerzo y sacrificio en unos pocos párrafos que es el espacio del que disponemos? La verdad es que no creemos que lo consigamos. Transmitir tantos recuerdos, emociones, agradecimientos en esta oportunidad que se nos brinda se nos antoja una labor casi tan compleja como la que llevamos cada día a cabo en cada uno de los servicios y centros que gestionamos. Aún así, apreciados lectores, lo vamos a intentar.

Este pequeño relato -pues no podemos, por motivos obvios, entrar en los detalles de nuestra “intrahistoria” que estamos convencidos que les cautivaría, como lo ha hecho con nosotros a lo largo de esta década- pondrá especial énfasis en aquellos momentos de nuestra corta pero intensa experiencia asistencial (¿o deberíamos decir, “existencial”?) que hemos considerado clave para poder entenderla en su conjunto.

Érase que se era… en los albores del siglo XXI, que unos profesionales de FSC con experiencia en otros ámbitos de la intervención social bastante alejados de la atención a las personas mayores y con unos socios que, en ese momento, también desconocían este ámbito de intervención, arribaron a un pueblo de la Vega Baja alicantina, Benejúzar, para gestionar el primero -y el primer amor siempre se recuerda de una manera especial- de los centros residenciales de atención a personas mayores. La suerte impagable para estos profesionales fue la de encontrarse a un grupo de profesionales implicados que les enseñó todo lo que sabían y más de cómo “cuidar” a nuestros mayores y también a sus familias. Y es posible que ellos no lo sepan, pero su principal “enseñanza” fue la de mostrarnos que por mejores que pudieran ser nuestros protocolos de trabajo, éstos carecían de valor si al final nuestras intervenciones estaban exentas de calidez, amor y comprensión hacia las personas atendidas. La gran mayoría de ellas con importantes dependencias funcionales, cognitivas y hasta sociales. Para muchas de ellas nosotros éramos que se era… su único, o de los únicos, referentes en su vida cotidiana.

A este primer “hijo” alicantino muy rápidamente no le faltaron “hermanos”. Al inicio, muchos de ellos muy cercanos, por la zona levantina, pero poco a poco los territorios, en la medida que también iba creciendo nuestra predisposición a seguir aprendiendo de todos nuestros “hijos”, se fueron ampliando hasta extender nuestra presencia a un total de 6 CCAA en la actualidad y convertirnos en una de las entidades referentes en este ámbito de atención en nuestro país. Un referente en el que nuestros profesionales tienen mucho (¿todo?) que ver. ¿Cuántas horas de sueño, de su vida familiar… más allá de las que tienen contratadas habrán dedicado a “nuestro” proyecto? Seguro que muchas. Son los grandes valedores de nuestro modelo de intervención. Nos han aportado conocimientos, buenas prácticas, dedicación… Sin ellos nada hubiera sido posible como tampoco lo hubiera sido de no haber contado con el respaldo de una entidad que, aunque tuvo sus inicios en otros ámbitos muy lejanos de éste, entendió que era preciso impulsar esta área de actuación en la organización. Esperemos que tanto a unos (profesionales) como a la otra (entidad) podamos haberles devuelto desde nuestra área todo aquello que nos han dado y que ha sido, sencillamente, todo. Muchas, muchas, gracias.

Durante esta trayectoria, y como suele suceder en la vida misma, han habido pérdidas, incorporaciones, reencuentros -¡Qué emocionantes han sido éstos y cómo nos han permitido reafirmarnos en que estábamos en la línea correcta!-, cambios de compañeros de viaje -Sí, muchas veces hemos caminado solos pero en otras muchas no ha sido así y hemos tenido la suerte de aprender también de esos compañeros y nos gustaría pensar que ellos también de nosotros- Pero en todo momento de este ir y venir hemos intentado -¿lo habremos conseguido?- que nuestras personas mayores, sus familias, nuestros profesionales, nuestros socios, nuestros voluntarios y también aquellas administraciones que han confiado en nosotros supieran que nosotros estábamos allí, que creíamos en lo que estábamos haciendo y que, aunque pudiéramos no estar acertados en todas nuestras decisiones, siempre teníamos presente que todas nuestras actuaciones debían estar dirigidas a mejorar la calidad de vida de las personas mayores, ésas que son el motor de nuestra existencia. Ésas por las que siempre tratamos de innovar -¿Cuántas han sido las iniciativas innovadoras en estos años?- Ésas por las que seguiremos quitándonos horas de sueño si hace falta. Ésas por las que… nos seguiremos dejando la piel ¿Verdad?

Y como en este breve relato no podemos nombrar a todos los héroes y heroínas del mismo por motivos obvios, y porque sería injusto olvidarse de algunos de ellos, nos gustaría nombrar a uno solo. En este caso a una sola pues entendemos que ella desde su silencio, desde su butaca en la Residencia de Benejúzar en la que sigue devorando libros sin cesar mientras que el inexorable paso del tiempo deja huella en su cuerpo y sin que ella lo sepa ha sido nuestra fuente de inspiración a lo largo de este tiempo, pues mucho de lo que hacemos lo hacemos por y para personas que están y son como ella y que tanto nos han dado y nos siguen dando. ¡Gracias por todo, Elvira! ¡Te queremos!

Firmado: Área de la Atención a la Dependencia de la FUNDACIÓN SALUD Y COMUNIDAD


Las entidades integrantes de la UNAD atendieron a más de 1.000 personas en sus centros terapéuticos

21 entidades de UNAD desarrollaron un total de 22 proyectos en comunidades terapéuticas, enmarcados en el colectivo de personas con drogodependencia, para su ejecución contarón con una cofinanciación de 277.403 euros

Las entidades sin ánimo de lucro integradas en UNAD, han actuado en diferentes Comunidades Autónomas: Andalucía, Aragón, Asturias, Castilla la Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, Murcia y Valencia. Los proyectos se han articulado en torno a una serie de fases, como son la Desintoxicación, deshabituación y la inserción social en un programa libre de drogas o con sustitutitos de opiáceos, por medio del desarrollo de una serie de actividades organizadas y supervisadas por el Equipo de Atención Multidisciplinar que integran las CCTT. La duración del tratamiento ha oscilado entre los seis y los catorce meses, dependiendo de la evolución individual del paciente

Riera Major
Centro Terapéutico Riera Major

Durante el año 2010 el número de proyectos desarrollados y cofinanciados por el IRPF ha tenido un aumento del 15% respecto al año 2009, así mismo el número de personas atendidas en las comunidades terapéuticas ha tenido un incremento del 24% en comparación con el año 2009.

Hay que señalar que buena parte del presupuesto de la Comunidades terapéuticas procede de subvenciones de las Comunidades Autónomas y de administraciones locales.

Las comunidades terapéuticas han actuado como dispositivos de tratamientos de deshabituación y rehabilitación en régimen residencial (también con carácter semi-abierto en determinadas fases del tratamiento), y han estado orientados a dar respuesta satisfactoria a determinados pacientes con problemas relacionados con las drogas de los que se valora, difícil su recuperación en un medio normalizado. Las actividades y objetivos de las CCTT se han caracterizado por el abordaje intensivo y global, relacionando actividades de tipo psicoterapéutico, ocupacional, socioeducativo y médico sanitarias.

Aunque los abordajes terapéuticos son particulares de cada entidad, puede afirmarse que, tal y como estaba planificado la intervención de los centros se ha articulado en torno a las siguientes fases secuenciales:

  • Fase 1:  la acogida, evaluación y diseño de la intervención
  • Fase 2: la desintoxicación, deshabituación y mantenimiento.
  • Fase 3: la reinserción social y laboral y la reintegración en el medio externo.
En lo que se refiere al perfil de los usuarios de este recurso, ha estado definido por: personas drogodependientes que han fracasado en otro tipo de tratamiento por carecer de motivación y autocontrol suficientes, con un nivel de desestructuración familiar y social lo que dificulta su recuperación en el medio normalizado y  por lo tanto requieren de un espacio libre de drogas que les aleje de los factores que desencadenan o mantienen el consumo. También se contemplan nuevos patrones de consumo, patologías asociadas y nuevos perfiles de usuarios.
Fuente: UNAD