El Proyecto Malva de FSC organiza una nueva edición online del Curso “Perspectiva de género y drogas”

Los próximos días 15, 16, 17 y 18 de marzo, de 11:30 a 14:00 horas, tendrá lugar el curso de formación para profesionales “Perspectiva de género y drogas”, con la particularidad de que este año la formación vuelve a ser online, como en el caso del curso de la edición anterior, motivado por las circunstancias de pandemia. El curso, celebrado en otras ocasiones de forma presencial, tiene diferentes objetivos. Entre ellos, reflexionar sobre la perspectiva de género en los ámbitos de la prevención y la atención al consumo / abuso de drogas y de la violencia de género, y presentar nuevas propuestas de intervención bajo este paradigma.

La formación de profesionales de los ámbitos de drogas y género es una acción primordial para el Proyecto Malva de la Fundación Salud y Comunidad (FSC), como también lo es para la Estrategia Nacional sobre Adicciones 2017-24, en su línea sobre la incorporación de la perspectiva de género en el ámbito de las adicciones, en la que se enmarca este curso.

La situación excepcional que estamos viviendo derivada de la pandemia, nos ha llevado a adaptar las metodologías y las diferentes intervenciones que veníamos realizando en este proyecto, para garantizar la continuidad de la formación, incluyendo la mirada de género en el abordaje del consumo de sustancias.

Por ello, en este curso, financiado por el Plan Nacional sobre Drogas (PNSD) del Ministerio de Sanidad, vamos a seguir utilizando plataformas online que permitan compartir recursos, presentaciones, vídeos… que favorezcan la interacción con las personas participantes y que promuevan dinámicas de e-learning, a través de las que todas/os podamos seguir aprendiendo, si bien en esta ocasión desde nuestras casas, atendiendo a las medidas establecidas.

Son muchas las y los profesionales del ámbito de drogas que han mostrado su interés en explorar e incorporar la perspectiva de género en su práctica profesional. Este paradigma teórico y práctico requiere de una reflexión muy profunda sobre nuestro imaginario social y cultural y un ejercicio complejo de poner en cuestión ciertos aprendizajes entorno a las diferencias entre hombres y mujeres, los estereotipos de género y la desigualdad.

Asimismo, desde el ámbito de la violencia machista se hace evidente desde hace años que hay que tener herramientas para trabajar con los y las consumidoras y, en concreto, en el contexto de ocio nocturno, en el que esta violencia está aún más normalizada e invisibilizada.

La formación comenzará el próximo día 15 de marzo, con una sesión introductoria centrada en la perspectiva de género y su incorporación al ámbito de drogas, impartida por Ana Burgos García, coordinadora del Proyecto Malva de FSC. En las siguientes sesiones, a realizar entre los días 16 y 18 de marzo, impartidas por profesionales expertas en estos ámbitos, se abordarán temáticas como la prevención desde la perspectiva de género; la perspectiva de género en los servicios de atención y el tratamiento y la perspectiva de género en las estrategias de reducción de daños.

Este curso propone a las y los profesionales profundizar en el conocimiento y la reflexión sobre la perspectiva de género aplicada al trabajo con drogas y desarrollar estrategias que desde la prevención puedan, no solo evitar reproducir un imaginario sexista, sino que también puedan transformarlo.

La formación es gratuita, si bien requiere inscripción previa a través de este enlace. Las personas interesadas pueden inscribirse, formando parte de la lista de espera, ya que en pocos días las plazas han quedado agotadas. No obstante, se las tendrá en cuenta, en caso de ampliación de plazas, y para futura formaciones que se puedan realizar, en el marco de este proyecto.

Por último, cabe destacar que el Proyecto Malva de FSC está preparando dos formaciones en formato presencial en Madrid, a celebrar del 12 al 14 de abril y durante los días 10 y 11 de mayo. El título de ambas es "Perspectiva de género, abuso / dependencia de drogas y violencia" y serán impartidas por Patricia Martínez Redondo, colaboradora desde hace años de FSC, antropóloga y educadora social, con gran experiencia en intervención en drogodependencias y especializada en la aplicación de la perspectiva de género al ámbito de los usos de drogas y las adicciones.


2021: adaptarnos a la inversa sumando aprendizajes en el Proyecto "En Plenas Facultades" de FSC

Empezamos el relato mirando hacia atrás… Situémonos en el mes de marzo del pasado año 2020: ¿quién nos iba a decir lo que iba a ocurrir y venía ya de camino? En ese momento sobrevenido de pandemia, el Proyecto “En Plenas Facultades” (EPF) de la Fundación Salud y Comunidad (FSC), tenía previsto incorporar la formación online a sus intervenciones presenciales. Eso sí, de una manera escalonada y paralela. Sin embargo, se convirtió, de una forma acelerada, en la clave para dar respuesta a todo el alumnado que, en ese momento, y en los posteriores, realizaba sus formaciones como agentes de salud entre iguales en el proyecto.

Sin duda, en ese instante, hablar de “adaptación al medio” se convirtió en “adaptación al medio digital”. Las pantallas se convirtieron en nuestras compañeras diarias, en nuestra herramienta principal, en nuestra ventana, y también, en la única vía de conexión y conectividad con todos los y las estudiantes que siguieron confiando en el proyecto EPF para ampliar sus conocimientos y habilidades en prevención, reducción de riesgos y promoción de la salud, en materia de drogas y sexualidades, y a quienes queremos expresar nuestro sincero agradecimiento.

Situémonos ahora en el mes de diciembre del pasado año 2020: el balance anual de resultados, como ya comentábamos en una noticia previa, fue positivo, y consecuencia del esfuerzo y trabajo de todas las personas que conformamos y formaron parte del programa en alguna fase de su desarrollo… En ese momento, el proyecto ya estaba casi adaptado en su totalidad, preparado y a la expectativa y espera de los cambios que tarde o temprano sabíamos que llegarían en el 2021. Cerrábamos el año de manera ambivalente, con incertidumbre y cansancio acumulado, y a la vez, con la tranquilidad que otorga un trabajo bien hecho y las ganas de seguir hacia adelante.

Marzo de 2021, situémonos en la actualidad: hace un año del inicio de los cambios y ahora sí, el proyecto cuenta con una nueva plataforma formativa y con las herramientas necesarias para gestionar sus formaciones online, con la agenda programada para impartir 8 intervenciones formativas en universidades del estado español, entre los meses de febrero a junio.

Eso sí, con la novedad de la realización de una intervención formativa interuniversitaria, con el proyecto de realizar un nuevo material audiovisual, con nuevas colaboraciones estatales que se han ido sumando y con redes europeas e internacionales de las que formaremos parte a lo largo de 2021. También, con la participación en la Comisión de Jóvenes de la UNAD y… podríamos seguir el listado de novedades que tenemos preparadas para este 2021 y de las que ya os iremos informando a lo largo del presente año… si bien, en este punto, queremos mirar hacia adelante y tener presente que lo que ahora nos toca, tal y como se señala en el título de esta noticia, es “Adaptarnos a la inversa”.

Nos toca reconectar con la esencia que hace 22 años conformó y diferenció al Proyecto “En Plenas Facultades” como pionero en la gestión de riesgos y placeres en población universitaria bajo la metodología “de igual a igual” (peer to peer), toca volver a la presencialidad, a los campus, a los pasillos, a las aulas, a la complicidad que surge con el alumnado, a captar y acompañar las necesidades de los grupos, a la comunicación no verbal y sobre todo, toca volver a mirar a los ojos y “leer las señales”.

Esta vez, sí, de una forma escalonada y precavida, regresaremos al estar presentes de manera literal en las universidades, conservando la apertura de un nuevo campo de intervención y poniendo en valor todo lo aprendido durante este pasado año como personas, como profesionales, como equipo y como proyecto.

Queremos finalizar dando las gracias al alumnado y voluntariado del proyecto, por seguir formándose como agentes de salud, independientemente del formato o canal de comunicación que utilicemos.


Silvia Gómez
Coordinadora del Proyecto “En Plenas Facultades” de la Fundación Salud y Comunidad.


Superación y resiliencia en tiempos de pandemia en el Centro de Reducción del Daño para personas con adicciones en La Cañada Real

El servicio, gestionado y dirigido por la Fundación Salud y Comunidad (FSC), se configura como un espacio de intervención psicosocial para las personas con adicciones que se encuentran vinculadas de forma permanente a La Cañada Real, en Madrid. 

Se trata de una población muy castigada por el consumo de drogas, aislada, excluida y con gran dificultad de acceso a las redes de atención “normalizadas”. Esta exclusión y aislamiento, además de incidir en ámbitos como el social, psicológico o sanitario, lleva consigo una desconexión con el quehacer diario de la sociedad, presentando estas personas a menudo una situación de gran vulnerabilidad.

La declaración del estado de alarma y el confinamiento, también llegó a este entorno y a esta población. En los primeros días, ya va a hacer un año, no se podían imaginar la gravedad que iba a suponer la pandemia ni las medidas que se iban a tomar. Pero, ¿cómo podían imaginárselo? En su cotidianeidad, estas personas se encuentran abocadas a vivir una realidad paralela… En su día a día, sobreviven sin un espacio seguro para dormir y descansar, en constante alerta.

En el poblado de Valdemingómez, en Madrid, el consumo se concentra en una gran explanada. Muchas de las personas que viven en ella, necesitan a quienes entran a consumir en “cundas” (denominados “taxis” de la droga) para asegurarse una mínima cantidad de droga. Aquellas que trabajan para el narcotráfico, dependen del nivel de venta que haya para poder consumir, comer y en el mejor de los casos, gozar de algunos privilegios como descansar… Por su parte, las “cundas” consiguen dinero de las personas que necesiten y quieran acudir allí a comprar sus dosis. Antes de la pandemia, no podían imaginar que todo eso se fuese a tambalear...

Pero, poco a poco, las calles se vaciaron, las tiendas cerraron, y gran parte de la población se confinó. Las personas que sobrevivían realizando alguna actividad en la ciudad de Madrid, como mendicidad o pequeños recados a cambio de dinero, volvían contando al resto que no había nadie por la calle. En los primeros días, las “cundas” llenaban la explanada y, quienes podían, compraban mayores cantidades de droga para sobrellevar el confinamiento en sus domicilios.

La población de La Cañada Real con problemas de adicciones se quedó allí, sin poderse confinar, en una falsa normalidad caracterizada por la incapacidad de poder buscarse la vida para sobrevivir, consumir y comer, con una necesidad de creer que el virus no iba a llegar allí, pero con preocupación constante en sus ojos por si le tocaba a alguno/a y a sus familiares. En esos momentos, aumentaron las llamadas de los usuarios/as del servicio a sus familias y la preocupación de los familiares hacia ellos/as.

La brecha informativa y situacional en la que se encuentran las personas con adicciones residentes en La Cañada, pasó factura en los momentos más críticos de la pandemia. Se vieron afectadas de forma colateral por el reconocimiento del estado de alarma y el confinamiento, porque allí las personas en situación de calle tuvieron grandes dificultades para protegerse y llevar a cabo las medidas de protección y seguridad recomendadas en esos momentos.

Durante este periodo, la intervención psicosocial se ha visto caracterizada por el acompañamiento a las personas en un periodo de máxima incertidumbre a nivel general, que se ha concretado en La Cañada Real dejando sin respuesta en algunas ocasiones las preguntas y necesidades que planteaban los destinatarios/as del servicio. Preguntas que, en situación de normalidad, ya generaban confusión y/o desconfianza.

Debido al COVID -19, las atenciones individuales se vieron restringidas en cuantía y duración, por seguridad del equipo profesional y de las personas que acudían al centro. En un primer momento, destacaron las intervenciones en crisis, la emergencia, así como la necesidad de autentificar y contextualizar en espacio y tiempo la realidad de la situación producida por esta enfermedad. También, el refuerzo del trabajo educativo, promoviendo la incorporación a la cotidianidad de las medidas higiénicas y de prevención necesarias.

A nivel social, se produjo un aumento de demandas de personas que no cumplían con el perfil del servicio, y una urgencia en solucionar algunas situaciones que se vieron paralizadas por la magnitud de la realidad del momento.

No obstante, desde el Centro de Reducción del Daño, se ha realizado un gran esfuerzo y adaptación por mantener la atención en el recurso, y se han realizado protocolos para garantizar la prestación de servicios de forma segura para las personas usuarias y para el equipo profesional que desempeña allí su labor. Se lleva a cabo además un trabajo educativo permanente para informar sobre el virus, medidas de prevención, síntomas, facilitando información sobre los riesgos que conlleva, en relación al consumo.

Por otra parte, resulta complicado trabajar con medidas de higiene y distanciamiento social en un entorno tan castigado como este, en el que la falta de cobertura de necesidades básicas, hace que las personas no prioricen otros elementos de cuidado, como las medidas para protegerse y proteger a los demás frente al COVID-19.

Supone una importante lección personal y profesional tener la oportunidad de acompañar y conocer a las personas con adicciones que residen en La Cañada, población que maneja la adaptación frente a situaciones adversas, como la planteada por esta pandemia, sin mayor queja que cualquiera. Personas que han mostrado, en todo momento, una gran capacidad de superación y resiliencia, ante la reducción de servicios que una vez más han sufrido, así como por la ralentización de oportunidades para salir de un entorno tan castigado.


Becas para la inserción sociolaboral de mujeres supervivientes de violencia machista que reciben apoyo de FSC

La Autoescuela Súper Express, referente en formación online, ha ofrecido becas para la obtención del carnet de conducir, dirigidas a mujeres víctimas de violencia de género, usuarias de servicios de la Fundación Salud y Comunidad (FSC). Estas becas contemplan la formación teórica online, que da acceso durante 100 días a la plataforma web de la autoescuela, si bien no incluyen las tasas de tráfico, la revisión médica y las prácticas de coche.

Desde el Espai Ariadna, valoran muy positivamente estas becas, ya que, entre otros aspectos, van a posibilitar la inserción sociolaboral de estas mujeres, dado que el carnet de conducir es básico en muchas ofertas laborales y, con ello, una vez obtengan el mismo, dispondrán de mayor libertad de movimiento. Además, esto contribuirá a romper su aislamiento y a que puedan crear nuevas rutinas para ocupar su tiempo libre, pudiendo ir recuperando así su autonomía.

"Las mujeres llegan muy dañadas después de largas relaciones de violencia. Generan gran dependencia hacia su agresor perdiendo su independencia y autonomía. De modo que estas becas van a posibilitar fomentar su crecimiento personal y empoderamiento", señalan con satisfacción desde el servicio.

Por otra parte, la modalidad de formación teórica online, puede ayudar en este proceso personal que viven las mujeres que han sufrido violencia machista, si bien desde el servicio consideran que existe una dificultad a la hora de que puedan afrontar el pago de las prácticas, ya que las mujeres que residen en el servicio tienen recursos mínimos. Aun así, señalan que se trata de una idea innovadora, de la que esperan que se puedan beneficiar algunas mujeres.

"De momento, existe la posibilidad de que dos de las mujeres que tenemos acogidas puedan estar interesadas, probablemente puedan ir incorporándose más. Consideramos que deben estar seguras de iniciar y finalizar esta formación teórica, dada la dificultad económica que tienen a la hora de afrontar el pago de las prácticas. La intención es que se empoderen y no que se frustren. Durante este proceso formativo, trabajaríamos con ellas fortalezas y debilidades; autoconocimiento y confianza; empoderamiento y autoestima; fortalecimiento de la atención y memoria y desarrollo de habilidades sociales, entre otras capacidades", explican.

La metodología de la autoescuela se basa en el acceso a los contenidos a través de un dispositivo con conexión a Internet, pudiendo visualizar vídeos interactivos y cumplimentar test similares a los que realiza la Dirección General de Tráfico. Además, la formación online también permite que las mujeres puedan estudiar o hacer test en cualquier momento del día, sin tener que ocupar una o dos horas diarias a las clases presenciales, lo cual también supone una facilidad.

Desde la autoescuela, señalan que con estas becas pretenden ofrecer una ayuda efectiva. "Para nosotros/as supone un esfuerzo económico y de gestión, y queremos que las becas se ofrezcan a aquellas personas que realmente las puedan aprovechar y que quieran sacarse el carnet de conducir. En el caso de estas mujeres, consideramos que puede ser un paso importante en la reconquista de su libertad, en la consecución de un empleo… y en la vuelta progresiva a la normalidad en sus vidas".

Otra ventaja que ofrece la autoescuela, según afirman desde el Espai Ariadna, es que "si bien las mujeres tienen 100 días para presentarse al examen, en caso de que no les dé tiempo a prepararse, se puede ampliar el tiempo de preparación. Por otra parte, hay opción a ampliar el número de becas, lo cual también valoramos de forma positiva".


FSC impulsa la segunda edición de la convocatoria del programa "Let’s Work", dirigido a jóvenes con patología dual

Desde el ámbito de Inserción Laboral del Área de Inclusión Social y Reducción del Daño en Drogodependencias de la Fundación Salud y Comunidad (FSC), hemos puesto en marcha hasta diciembre de 2021, la segunda edición del programa de acompañamiento laboral dirigido a jóvenes “Let’s Work”. A través del mismo, ofrecemos un servicio de orientación sociolaboral a jóvenes de 16 a 30 años que presenten patología dual. El programa está enmarcado en la segunda convocatoria de las ayudas "Impulsem el que fas" ("Impulsamos lo que haces"), que cuentan con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona.

Continuamos con la segunda edición del programa, acompañando a las jóvenes en situación de vulnerabilidad, no solo por el consumo y por la convivencia con un diagnóstico en salud mental, sino por la respuesta a situaciones complejas, como el sinhogarismo, la violencia machista e intrafamiliar o abusos sexuales, entre otras detectadas ya en la primera edición.

En relación a la edición del programa en 2020, consideramos importante destacar algunos de nuestros logros:

  • Acompañamos a un total de 16 jóvenes con patología dual.
  • Derivamos a 8 las acciones de carácter formativo, a través de cursos de logística y carnet de carretillero de la entidad Femarec, cursos de controlador de accesos y Casas de Oficios de Barcelona Activa, así como cursos de programación de la Fundación Vass, y a retomar los estudios de la ESO.
  • Derivaciones de 3 jóvenes a dispositivos ocupacionales y de orientación de la red generalista, como Barcelona Activa del Ayuntamiento de Barcelona; la Fundación Quiero Trabajo, que trabaja para el empoderamiento del colectivo femenino en el proceso de entrevista de selección; Aprop Jove, que facilita el acceso al mercado de trabajo o el retorno al sistema educativo de las jóvenes que están sufriendo algún tipo de malestar psicológico.
  • Hemos participado en actos y jornadas de la Red Joven del Bon Pastor, con la que pudimos colaborar en la semana del 8 de marzo y en reuniones y jornadas de la Red Joven de Baró de Viver.
  • Hemos acompañado a las jóvenes a participar en el Salón de la Ocupación, en sesiones sobre deberes y derechos laborales del Punto de Defensa de Derechos Laborales y en Vivienda Compartida (“Punt de Defensa de Drets Laborals y en Habitatge Compartit”), todos ellos de Barcelona Activa.
    Dada la acción intensiva de acompañamiento, de difusión entre las agentes y de nuestra capacidad de respuesta a la diversidad de demandas recibidas, podemos destacar el vínculo con las jóvenes y con las agentes comunitarias del barrio del Bon Pastor, en Barcelona.
    En estos momentos de la segunda edición del programa, ya hemos recibido 20 derivaciones, 7 de ellas por parte de agentes derivadores (Servicios Sociales; agentes de pie de calle
  • APC- de la entidad Progess de la zona del Eje del Llobregat y Centro de Higiene Mental de las Cortes).

Por otra parte, hemos consolidado nuestra visibilidad a nivel territorial, favoreciendo los canales de coordinación con otros dispositivos, como Servicios Sociales del Bon Pastor, las Agentes de Pie de Calle (“Agents de Peu de Carrer”), el CSMA de San Andreu y trabajando desde los espacios en red, tanto de la Red Joven del Bon Pastor, como de la Red Joven de Baró de Viver, que cuentan con nuestro servicio en el barrio como uno de los referentes en orientación sociolaboral.

En esta segunda edición, hemos integrado el formato de acompañamiento digital, en combinación con el presencial, para asegurar el desarrollo de las competencias de las jóvenes para hacer uso de un nuevo canal de participación social, como consecuencia del nuevo escenario generado por el COVID-19. Incorporamos la novedad del formato digital, a raíz de la progresión de nuestra primera edición y por la situación de alarma, para dar respuesta a las nuevas situaciones, y favorecer la digitalización en la que nos vemos inmersos a nivel social, así como para anticiparnos a posibles nuevas situaciones.

En esta nueva edición, teniendo en cuenta los datos obtenidos en 2020 y con el número de jóvenes derivadas hasta este momento, nos proponemos mantener el acompañamiento intensivo, particular e integral y para ello, nos planteamos el reto de obtener otras alternativas de financiación para asegurar la sostenibilidad del programa, sin saltos en el tiempo y sin depender de programas finalistas.

Entendemos el programa “Let’s Work” como un espacio creado para afrontar los desafíos de la salud mental de manera decidida, con el fin de desarrollar una actuación desde una mirada integral de esta problemática y acercar nuevos servicios de escucha y orientación a la ciudadanía.


Lamentamos profundamente la pérdida de Araceli Hernández, nuestra compañera, amiga y miembro del Patronato de la Fundación Salud y Comunidad

Con profunda tristeza os comunicamos el deceso de nuestra compañera, amiga y miembro del Patronato de FSC, Araceli Hernández, víctima de una larga enfermedad. Araceli nos ha acompañado a lo largo de los últimos 32 años.

Su colaboración y apoyo se inició desde antes de la creación de la Fundación Salud y Comunidad, siendo una de las protagonistas clave del inicio del PID (Programa de Intervención en Drogodependencias), iniciativa pionera de atención y tratamiento a personas drogodependientes internas en la cárcel Modelo de Barcelona, que actualmente continúa activo en el CP Lledoners.

Desde su trabajo profesional, como Psicóloga y Jefa del Equipo de Observación y Tratamiento, su papel fue determinante para facilitar la aceptación y reconocimiento de nuestra tarea como especialistas externos que trabajaban codo con codo con los equipos de profesionales de funcionarios de prisiones. Esta fue una iniciativa innovadora y arriesgada en aquel momento, que ha demostrado con el tiempo su alta validez y calidad, y que ha facilitado que muchas personas se hayan beneficiado de nuestra atención, con resultados positivos palpables: muchas vidas salvadas, mejoras evidentes en su salud y, en muchos casos, mejoras en sus trayectorias vitales y familiares.

Araceli permaneció con nosotros en los buenos y malos momentos, aportando siempre su visión ética y profesional, personal y humana, competente y positiva.

La recordaremos tal y como la hemos vivido y conocido: sensata, alegre, sensible, abierta, profesional, dialogante y pacífica, dispuesta a colaborar en todo momento. Le gustaba pensar por sí misma, manteniendo la actitud crítica y positiva ante la vida.

Como nos apunta nuestro compañero Manel, ante los retos y la responsabilidad social, su frase favorita era (y es): “Si es justo, haz que suceda”. Con ella nos quedamos…


Estudio sobre los factores de riesgo de mortalidad de las personas sin hogar en Cataluña: análisis de cohorte retrospectivo de 10 años

Nuestro compañero Fran Calvo, coordinador de investigación y evaluación de la Fundación Salud y Comunidad (FSC), así como docente e investigador en la Universidad de Gerona, ha liderado un estudio, junto a otros investigadores/as de otras universidades y entidades, en el que se analizan los factores de riesgo de mortalidad de las personas sin hogar en Cataluña durante 10 años. La investigación ha sido publicada recientemente en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública (“International Journal of Environmental Research and Public Health”).

El artículo, titulado “Factores de riesgo de mortalidad para las personas sin hogar en Cataluña: un estudio de cohorte retrospectivo de 10 años” (“Mortality Risk Factors for Individuals Experiencing Homelessness in Catalonia, Spain: A 10-Year Retrospective Cohort Study”), analiza la tasa de mortalidad y los factores de riesgo de mortalidad en una muestra de personas sin hogar en la ciudad de Gerona durante un período de 10 años.

En el estudio han colaborado diversas instituciones públicas como el Centro de Acogida para personas sin hogar “La Sopa”, el Centro de Atención Primaria de Santa Clara y el CAS Teresa Ferrer. Su objetivo ha sido examinar de forma retrospectiva los resultados de 475 personas sin hogar, junto a los datos clínicos y sociales disponibles, teniendo en cuenta que la evidencia científica actual sugiere que la mortalidad es considerablemente mayor en las personas sin hogar.

La muestra estaba formada por un 84,4% de hombres y un 51,8% de personas nacidas en el extranjero, contemplándose modelos de riesgos proporcionales de Cox para identificar factores de riesgo de mortalidad entre los grupos de origen, en relación a la metodología utilizada.

De acuerdo con los resultados obtenidos en esta investigación, 60 personas murieron durante el período de diez años, siendo 49,1 años la edad media de fallecimiento. Además, tras ajustar las características demográficas y la duración del sinhogarismo, se determina que los factores de riesgo de mortalidad fueron el origen (personas nacidas en España), la diabetes tipo 2, el trastorno por consumo de alcohol y enfermedades infecciosas.

Asimismo, los resultados muestran una alta prevalencia de enfermedades infecciosas y crónicas. La diabetes de tipo 2 destaca como un importante factor de riesgo en el sinhogarismo y otro dato de interés es que la edad media de fallecimiento de las personas sin hogar fue significativamente inferior a la de la población general (que es superior a los 80 años).

En relación a las conclusiones del estudio, las personas sin hogar nacidas en el extranjero resultaron ser más jóvenes y saludables que las personas sin hogar de origen español, lo cual genera nuevas preguntas de investigación alrededor del “efecto inmigrante sano” (healthy immigrant effect) en población en situación de exclusión residencial. Además, las enfermedades crónicas se controlaron mejor en las personas nacidas en España, si bien este grupo mostró un mayor riesgo de mortalidad.

Como conclusión del estudio, se mantiene que las diferencias en relación a salud y mortalidad en la muestra analizada, dependieron de varios factores, sobre todo del origen (nacido en el extranjero o en España), sugiriendo que el "efecto inmigrante sano", a pesar de la diversidad de las poblaciones inmigrantes en los distintos continentes, parece estar presente en Europa y aplicarse no solo a los inmigrantes que viven en condiciones seguras, sino también a grupos muy desfavorecidos y marginados, como las personas sin hogar.

En la investigación también se destaca que los estudios que podrían realizarse en este ámbito deberían explorar las diferencias en las necesidades entre las poblaciones de personas sin hogar nacidas en el extranjero y nacidas en España, e identificar acciones eficaces para cada grupo.

Actualmente, a modo de líneas futuras de investigación, en el artículo se indica que se están recopilando datos de la misma cohorte para ampliar el marco temporal hasta 2020 (15 años), lo que permitirá examinar los efectos a largo plazo de la falta de hogar en la salud y la mortalidad, así como ofrecer perspectivas sobre la pandemia de COVID-19.

Igualmente, se señala que, de cara al futuro, resultaría muy útil la creación de un conjunto de datos común a nivel nacional que registre las características sanitarias y demográficas de las personas sin hogar. De este modo, se podría realizar un seguimiento más eficaz para apoyar la salud de estas personas. Este seguimiento daría prioridad a las enfermedades crónicas con mayor riesgo de mortalidad, especialmente entre las personas con escaso contacto y el seguimiento con los servicios sanitarios.

Por último, se mantiene que es importante poner en marcha más equipos profesionales de acercamiento social en la calle, procedentes de distintos ámbitos profesionales, como la enfermería, la medicina, la psiquiatría, los servicios lingüísticos, el trabajo social y la psicología. Con ello, se trataría de poner en contacto a las personas sin hogar con estos servicios en el entorno donde se da la situación de exclusión, reduciendo las barreras inherentes a las estructuras de los servicios como los horarios, los tiempos de visita y su localización.

A destacar que el artículo recoge una mención a Xavier Ferrer, director técnico de nuestra entidad, a modo de agradecimiento por su opinión y sugerencias en la versión final del mismo.


Acceso al artículo:
https://www.mdpi.com/1660-4601/18/4/1762


"Hacemos radio con alegría, compartiendo vivencias, emociones y conocimientos que nos hacen sentir, vivir y sentirnos protagonistas"

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Radio, el pasado día 13 de febrero, y de los 47 programas emitidos por el programa de radio “La locomotora”, realizado por usuarios/as del Club Social Relaciona’t de la Fundación Salud y Comunidad (FSC), hemos querido entrevistar a Raúl y a Pablo, participantes del taller de radio que nos hablan de su experiencia más concreta en el marco de este programa, además de lo que significa la radio, y esta actividad en concreto, para ellos. En opinión de Pablo, la radio es el medio de comunicación más directo, hecho a medida para entender los problemas sociales de este mundo. Raúl, vinculado desde el inicio al taller de radio, nos cuenta que, con el paso del tiempo, se ha convertido en una actividad apasionante, desde la espontaneidad que caracteriza a este medio.

- Una vez más, tenemos el gusto de entrevistaros para seguir dando a conocer vuestra gran labor en “La locomotora”.

Raúl: Encantados de que te intereses por ella.
Pablo: Estoy feliz de que un medio periodístico se interese por nosotros/as y quiera saber de nuestro trabajo.

- Este año, el lema del Día Mundial de la Radio 2021 elegido por la UNESCO es “Nuevo Mundo, Nueva Radio”, ¿qué os parece este lema?

Raúl: Me sugiere una serie de cosas. Si lo interpreto de forma positiva, entiendo que hacer radio implica generar una mejor relación entre las personas que habitan este mundo, ya que todo está muy dividido y ramificado... Por fin, hacer radio parece que va camino de ser un derecho para todos/as, si bien debemos tener en cuenta las diferentes formas de hacer radio. Hablamos desde medios humildes como el nuestro.
Pablo: En las actuales circunstancias que estamos viviendo, parece que la sociedad ha ido cambiando. Debemos echar la vista atrás para analizar el viejo mundo y ver qué nos queda por aprender de los errores y de los aciertos. Creo que radiofónicamente ha surgido gente joven que ha empujado y ha inyectado “nueva sangre”, nuevas formas de hacer radio. Antes, necesitábamos de una infraestructura gigante para poder hacer radio. Ahora, la tecnología e Internet, han posibilitado que cualquier persona con un equipo informático humilde, pueda grabar contenidos de radio y compartirlos en Internet.

- En vuestro caso, ¿cuánto tiempo lleváis colaborando en el programa y cómo fueron los primeros momentos de esta colaboración?, ¿contabais con alguna experiencia previa en radio?

Pablo: En mi caso, llevo 4 meses vinculado a “La Locomotora”. Desde un comienzo, a través de mis temas y secciones, intento convencer a la audiencia de que es un programa con contenidos sanos y que aportan mucho debate sobre diferentes perspectivas de la vida. Nunca antes había hecho radio, y a mis 55 años, estoy orgulloso de participar en este programa tan cercano.
Raúl: Participo desde la primera cuña y el primer programa en el proyecto, allá por noviembre de 2017. En los comienzos, estábamos nerviosos e inseguros, ya que nunca habíamos hecho radio. Al principio, no sabía si íbamos a durar mucho tiempo, ya que empezamos a hacer radio como una actividad nueva.
Sin embargo, con el paso del tiempo, se convirtió en una actividad apasionante. Estoy orgulloso de hacer radio, es precioso, es una de las cosas más bonitas que he hecho en la vida. Es un ejercicio constructivo y es genial tener un espacio para dar tu opinión y hablar lo que te nace desde el corazón, desde la espontaneidad que caracteriza a este medio.

- ¿Qué evolución habéis visto desde que empezasteis en el programa hasta ahora, después de 47 programas?, ¿en qué momento estáis?

Raúl: He visto una evolución muy clara. Al principio, cometimos muchos errores, teníamos nervios y sentíamos inseguridades frente al micrófono. Pero, en mi caso, empecé a tomarme en serio el proyecto, de tal manera que cuando una vez no asistí a la realización de un programa, me arrepentí.
Entonces me di cuenta de que valía mucho la pena participar y expresarme. El impulsor del proyecto desde el principio fue Imanol y nos animó, nos acompañó y nos dio herramientas técnicas. Siempre ha sido un gran apoyo para nosotros/as.
En estos momentos, estamos en un momento de impasse radiofónico. La pandemia nos trastocó el método para poder emitir y estuvimos durante tiempo haciendo los programas, cada uno/a desde su casa.
Afortunadamente, desde hace un tiempo, hemos vuelto a vernos las caras y volvemos al formato “cara a cara”, es decir participamos todos y todas al mismo tiempo y en el mismo lugar. De esta manera, es como realmente disfrutamos. Escuchándonos y compartiendo colectivamente. Las aportaciones espontáneas tienen mucho más valor.
Pablo: La evolución desde que empecé ha sido increíble. He visto que se ha generado fidelidad por parte de los oyentes hacia nuestros programas. Por ejemplo, nuestra querida Estrella, que es una de las principales oyentes, tras cada episodio, nos expresa su parecer y nos da ánimos a través de sus mensajes. Estoy en un momento sublime, sabiendo que mis opiniones son tenidas en cuenta y están siendo escuchadas por los radioyentes. Por mi parte, de esta forma, me siento útil a la sociedad.

- ¿En qué se suele centrar vuestra participación?

Pablo: Participamos activamente en la realización de cada programa, lanzamos contenidos de actualidad que nos gusta aportar y parece que también disfruta nuestra querida audiencia, lo cual es muy satisfactorio. Algunos temas que hemos tratado han sido: el cambio climático, las personas sin techo, qué hay detrás de cada historia, etc. Estos temas han generado mucha participación de otros compañeros/as, generando debate y tertulia.
Raúl: En mi caso, ha habido una gran evolución en mi participación. Al principio, se hacía mucho debate. Cabe destacar que en esos primeros momentos había otros compañeros/as, las cosas y la gente evoluciona en este mundo cambiante… Desgraciadamente, ha habido compañeros que han muerto. Un sentido homenaje y tributo hacia ellos desde aquí.
Con el tiempo, empecé a centrarme en secciones hablando sobre grupos musicales, películas y hasta sobre novelas negras. En los últimos tiempos, hago un dueto con un compañero, realizando una sección musical centrada en grupos de rock, heavy, thrash metal, punk rock, hard rock, country, etc. y también, participo en los debates de temas que lanzan otros compañeros/as, como por ejemplo el aquí presente Pablo.
También, a veces, tengo la oportunidad de coordinar y acompañar a otros compañeros/as en sus secciones, como también de presentar y despedir el programa.

- ¿Qué beneficios tiene para vosotros/as colaborar en un programa de radio?

Raúl: Ayuda a que tus puntos de vista ideológico-políticos se puedan debatir, contrastar y compartir. Me siento útil porque hago cosas constructivas, es una afición… y además hacemos radio de forma colectiva con alegría, compartiendo vivencias, emociones, conocimientos que nos hacen sentir, vivir y sentirnos protagonistas. Dan ganas de seguir así durante mucho tiempo.
Pablo: Siento verdadera satisfacción cuando mis ideas son compartidas con mis compañeros y compañeras, sacamos buen provecho de ello. Además, me ayuda a conocerme mejor y de forma especial, a cada uno de ellos/as y que, por su parte, me conozcan a mí. Entre todos construimos este espacio. Me siento orgulloso de ser útil y de vivir “La locomotora”.

- ¿Qué momentos radiofónicos dirías que han sido los más relevantes a lo largo de la historia del programa?

Pablo: Cuando debatimos y hablamos sobre el negacionismo que generó mucho debate. También, fue precioso el encuentro radiofónico “Radioestació Roda” dentro del FAACC (Festival de Artes Comunitarias de Cataluña), con otros proyectos de radios de salud mental, participamos junto a Radio Nikosia, KRadioK y Gigantes y Molinos. Fue un encuentro muy provechoso para nosotros/as, para las otras radios, para el público allí presente, como también para las personas que nos vieron a través de “streaming” en YouTube.
Raúl: Los momentos más especiales que han sido muy valiosos y constructivos han sido cuando hemos salido de nuestro espacio habitual de grabación, compartiendo con personas y proyectos ajenos al programa de radio o al Club Social Relaciona’t.
Algunos ejemplos a destacar serían las entrevistas a Óscar de Radio Bronka, Juan Fernandez de El Teléfono Roto o la celebración del 25 aniversario del programa abierto a la comunidad en el Centro Cultural Sant Josep de L’ Hospitalet, en Barcelona, junto a otros programas como KRadioK y Pasos de Plomo.
Por último, hubo un momento especial, cuando la audiencia junto a Imanol, de forma secreta y sorpresa grabaron un programa especial como reconocimiento a nuestra labor.

- En el marco de este programa, también habéis realizado otras colaboraciones, con otras personas y proyectos. ¿Qué destacaríais?

Raúl: A los pocos meses de comenzar nuestro proyecto radiofónico colectivo, realizamos un programa junto a Radio Nikosia en Radio Contrabanda, lugar donde realizan sus programas habitualmente. Fue una experiencia nueva ver cómo se organizan un gran número de personas que forman parte del programa.
El pasado mes de diciembre, también tuvimos la oportunidad de volver a participar con Nikosia en el encuentro de radios “Radioestació Roda”, enmarcado dentro del Festival de Artes Comunitarias de Cataluña, como adelantaba anteriormente, junto a Gigantes y Molinos, y KRadioK, coorganizado por los programas y las entidades L’Altre Festival y Basket Beat. Lo podéis ver a través de YouTube.
También, hemos colaborado junto a otros proyectos radiofónicos como Pasos de Plomo y KRadioK, en la celebración de nuestro 25 programa. Además, siempre es un placer poder tener la colaboración en diversas ocasiones de Óscar de Radio Bronka, que ha colaborado con nosotros de diferentes formas ya que, gracias a él, se reemite nuestro programa en la Frecuencia Modulada en Barcelona, a través de la radio libre Radio Bronka, en el 104.5 FM.
También, en nuestros inicios, fue un placer poder tener en el Club Social a Juan Fernández del Teléfono Roto, compartiendo merienda y entrevista mutua.

- Por último, volviendo a la celebración del Día Mundial de la Radio, ¿sois oyentes habituales de este medio?

Pablo: Por mi parte, llevo escuchando radio desde que me di cuenta de que la televisión es una caja tonta. Llevo unos 4 años escuchando radio habitualmente, sobre todo contenidos de actualidad y deportes, que no generan tanta insidia, ni tiranteces. Cuando escucho radio, me lleva al recuerdo a “La locomotora”, y también a evadirme de mis problemas...
Raúl: Desde muy pequeño, he escuchado radio. Cuando tenía depresión y no tenía ganas de hacer nada, la radio era la solución. Entonces siempre me acompañaba, me hacía pasar agradables ratos, sobre todo con las radios libres.
Primero, descubrí Radio Pica, más tarde Radio Contrabanda y, después, conocí a Radio Bronka, en el 99.00 FM, concretamente a finales de los años 90. Esta emisora la encuentro maravillosa, porque te lleva a ubicarte en situaciones valiosas que te explican sobre realidades en las cárceles, luchas sociales, anarquismo, movimientos sociales o contracultura.

- ¿Qué os lo que tiene la radio que no tenga la televisión, la prensa escrita o los medios digitales?

Raúl: La radio requiere tener una actitud activa respecto a la televisión, ya que, si quieres apreciarla, debes prestarle atención. En la televisión, en cambio, encontramos gran cantidad de contenidos, pero de poca calidad. Nada tiene que ver.
Pablo: La radio es el medio de comunicación más directo. Está hecha a medida para entender los problemas sociales de este mundo. La televisión genera muchos contenidos basura, la radio en cambio ha de atraer a la audiencia.
Respecto a la televisión, la radio permite que cualquier persona pueda ejercer ese derecho a hacer radio, en cambio la televisión requiere de material más caro e infraestructura más compleja.

- ¿Qué tipo de programas os gusta escuchar?

Raúl: Me gustan los programas que se realizan en las radios libres, desde música a programas de contenido de debate, con temáticas que me hagan reflexionar y aprender.
Pablo: A mí me gusta “La Brújula”, es un programa deportivo, sacan los “trapos sucios” de todos los clubs sin cortarse ni un pelo. Me gustan también los programas de actualidad, como “Hoy por Hoy” de la Cadena SER.

-  Para finalizar esta entrevista, ¿os gustaría aportar algo más?

Pablo: Sí, quería agradecerte la iniciativa que has tenido hacia nuestro programa y las personas que lo hacemos, interesándote de nuevo por nuestro proyecto, a través de esta entrevista.
Les diría a los lectores de esta entrevista que escuchen “La Locomotora” y que saquen su propia opinión de los contenidos que emitimos.
Raúl: Por mi parte, quiero invitar a los lectores de esta entrevista a escuchar nuestro programa. Recomiendo que lo escuchen para conocer la esencia de lo que somos, lo que expresamos y las vivencias tan importantes que se generan a lo largo de los programas.

- Vamos a facilitar entonces el enlace al último programa. Aquí lo dejamos para que os escuchen.

 Muchas gracias.



Día de la Igualdad Salarial: la plena igualdad en el ámbito del trabajo asalariado, un reto todavía por alcanzar

La Secretaría de Estado de Igualdad, a través del Instituto de las Mujeres, celebra cada 22 de febrero el Día de la Igualdad Salarial. Con esta celebración, se pretende concienciar a la sociedad sobre la existencia actual de desigualdades en la retribución que perciben las mujeres y los hombres por la realización del mismo trabajo o por un trabajo de igual valor, así como sobre la necesidad de combatir dichas brechas salariales. La Fundación Salud y Comunidad (FSC) y el Grupo Lagunduz, firmemente comprometidas con la igualdad retributiva entre mujeres y hombres, se han sumado a la celebración, a través de la difusión de la acción de sensibilización en redes sociales, impulsada desde el Instituto de las Mujeres, para concienciar sobre la igualdad retributiva.

En el caso de la acción de sensibilización a la que nos hemos sumado en redes sociales para concienciar sobre la igualdad retributiva, se realiza bajo el eslogan #Diferencia0 #RompeLaBrecha, poniendo de manifiesto que las diferencias de remuneración entre mujeres y hombres por trabajos de igual valor son todavía uno de los ejes vertebradores de la desigualdad en nuestro país.

Con motivo de esta celebración, las campañas específicas de sensibilización contra la brecha salarial de género se complementan con la realización de otro tipo de acciones como la organización de seminarios y foros de debate o la elaboración y difusión de documentos de buenas prácticas en materia de igualdad retributiva.

Según señala el Instituto de las Mujeres, las empresas y entidades como agentes socializadores desempeñan un papel clave como ejes del cambio para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), establecidos por la Organización de Naciones Unidas en su Agenda 2030, cuyo fin es lograr un verdadero desarrollo sostenible a nivel mundial y combatir el cambio climático, la desigualdad y la pobreza. Con acciones de sensibilización como #Diferencia0 #RompeLaBrecha, tratamos de contribuir a la consecución de los objetivos 5. Igualdad de Género y 8. Trabajo Decente y Crecimiento Económico.

Cabe señalar también que recientemente, con motivo del Día para la Igualdad Salarial, el Consejo de Ministros y Ministras, ha aprobado una declaración institucional para expresar su compromiso con “la erradicación de la brecha retributiva entre mujeres y hombres, una de las más flagrantes desigualdades en el ámbito económico y laboral que, aún hoy, sigue afectando a nuestro país”. Según mantiene, esta brecha, por cómputo anual, alcanza el 21,4% (INE).

Según la Secretaría de Estado de Igualdad y Contra la Violencia de Género, la incorporación de las mujeres al mercado de trabajo asalariado, en un sentido histórico, se ha efectuado sin que las responsabilidades de cuidado familiar y doméstico se distribuyeran de igual modo entre ambos sexos. Esto implica, de forma general, que las trabajadoras entran al empleo formal con los cuidados a cuestas y, por ello, toman decisiones en cuanto a sus condiciones laborales mediadas por dichas obligaciones.

En este sentido, la parcialidad, la temporalidad, la mayor precariedad y la discontinuidad en sus carreras profesionales son el resultado de una inexistente corresponsabilidad real, que tiene por efecto la merma en los salarios y retribuciones y, en el medio y largo plazo, una mayor pobreza en sus futuras pensiones.

Por otra parte, la pandemia por el COVID-19 ha afectado específicamente a las mujeres, tanto en el ámbito laboral como en el de los cuidados. Datos facilitados por Eurofund señalan un aumento del 0,4% de la brecha de género en el ámbito laboral entre abril y septiembre de 2020.

España aprobó durante el 2020 dos normas en materia de transparencia e igualdad retributiva y de desarrollo y puesta en funcionamiento de los planes de igualdad, el Real Decreto 902/2020, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres, y el Real Decreto 901/2020, por el que se regulan los planes de igualdad.

Estas dos herramientas van a permitir, a medio plazo, una incidencia directa en la lucha contra la brecha salarial, sustentada no solo en una menor discriminación directa, sino especialmente en la indirecta que se deriva de la no adopción del principio de igual retribución por trabajos de igual valor en nuestro país.

No obstante, cabe incidir en que la plena igualdad en el ámbito del trabajo asalariado continúa siendo actualmente un reto global en el plano del cumplimiento de la Agenda 2030 y, también, del Foro Generación Igualdad  promovido por ONU Mujeres, de acuerdo con la Declaración del Gobierno con motivo del Día para la Igualdad Salarial.

El inicio del proceso de ratificación por parte de España de la Carta Social Europea supone otro hito en la asunción de compromisos internacionales que debe encaminar al país a la garantía del trabajo decente, para lo cual resulta imprescindible la perspectiva feminista en el conjunto de la consideración sobre el mercado de trabajo, sus regulaciones, normativas y actores, tal y como se señala también en esta declaración.


FSC asume la coordinación de la Red Género, Drogas y Adicciones organizando su IV Jornada

La Red, impulsada en 2018 por la Fundación Salud y Comunidad (FSC) y la Fundación Atenea, se plantea como una plataforma de intercambio en la que la perspectiva de género es fundamental, agrupando a las entidades sociales del Tercer Sector de Acción Social que trabajan en el ámbito de drogas y adicciones desde este enfoque. La Red está financiada por el Plan Nacional sobre Drogas (PNSD) y se plantea tres estrategias: incidencia política, intercambio de experiencias y sensibilización a la ciudadanía, a entidades sociales, a empresas o al ámbito educativo.

El próximo mes de marzo tendrá lugar la IV Jornada de la Red Género, Drogas y Adicciones. El encuentro se celebrará en la modalidad online, dada la situación actual que vivimos de pandemia, motivo por el cual hemos tenido que adaptar formatos.

Concretamente, el 1 de marzo se realizará una sesión conjunta de trabajo, y los días 10, 11 y 12 de marzo, otro encuentro online, en este caso con cada una de las Comisiones de Trabajo que conforman la Red (Comisión de Intercambio, Comisión de Sensibilización y Comisión de Distintivo). Todas las sesiones tendrán lugar en horario de 10 a 12 horas.

El objetivo de esta jornada es relanzar la Red, retomar el contacto con las entidades sociales ya adheridas a la misma y profesionales independientes también vinculados, para hacer una planificación anual de las futuras acciones. También, se pretende consensuar con las entidades que forman parte de la misma un cambio estructural: que la Red sea más horizontal y colaborativa.

En este sentido, se trata de reconvertir la Red en un espacio más democrático y transparente, en el que todas las entidades participantes puedan generar nuevos discursos, tratando de influir en las políticas públicas de abordaje de las adicciones, incidiendo en el cumplimiento de la Ley para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Como novedad, este año, la coordinación de la Red Género, Drogas y Adicciones la asume la Fundación Salud y Comunidad que, junto a la Fundación Atenea, se plantea reimpulsar las comisiones de trabajo de la Red para hacer efectiva la igualdad de género y la incorporación de la perspectiva de género en el desarrollo de actuaciones, así como la aplicación de las políticas públicas en el ámbito de las adicciones.

Por ello, el intercambio de experiencias, la sensibilización, así como la incidencia política, son ejes clave para afrontar los retos todavía pendientes en el ámbito de las drogas y otras adicciones: la invisibilización de la realidad específica de las mujeres consumidoras, el estigma derivado por la transgresión de los mandatos de género, así como la falta de perspectiva feminista en los servicios de prevención, atención y recuperación.

Para debatir sobre estos temas, revisar el trabajo realizado hasta el momento, y analizar el lugar en el que nos encontramos actualmente y hacia dónde queremos ir, convocamos a todas las entidades miembro y a aquellas que puedan estar interesadas en adherirse a la Red, a asistir a este encuentro online.

Para confirmar asistencia, necesitamos que se dé respuesta a este breve formulario https://forms.gle/Eho8TmT1e8TsATdZ6 indicando nombre y apellidos de la persona que asistirá, entidad representada y correo de contacto al que enviaremos los enlaces para acceder a cada una de las sesiones, a través de la plataforma Zoom.

Asimismo, os animamos a que compartáis la existencia de esta Red con otras entidades y/o profesionales del ámbito del género, las drogas y las adicciones, para hacerles partícipes de la misma.  Cuanto más crezca, mayor será su visibilidad y riqueza, más nos podremos nutrir entre profesionales y mayor incidencia política tendrá.

En este enlace podéis revisar los requisitos de acceso a la Red:

https://redgeneroydrogas.org/participa/

También, podéis consultar las conclusiones de la III Jornada de la Red de Género y Drogas.

Os esperamos el próximo 1 de marzo. Mientras tanto, puedes consultar el programa: