Construyendo nuevas masculinidades. El abordaje de la violencia en la Unidad Dependiente de Alta Intensidad Barcino

No existe una única forma de ser hombre. Partiendo de esta premisa, abordamos la masculinidad desde la Unidad Dependiente de Alta Intensidad, con el objetivo de poder repensar y replantear la idea de masculinidad y los roles de género adquiridos. Esta unidad, de titularidad del Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña, está gestionada y dirigida por la Fundación Salud y Comunidad (FSC).

Nuestro programa de intervención en ella, va dirigido a personas que se encuentran en tercer grado penitenciario y que han cometido delitos violentos, muy relacionados parte de ellos, con el modelo socializador de la masculinidad tradicional. Por ello, resulta necesario realizar un abordaje específico sobre “qué es ser hombre”, rompiendo estereotipos, prescindiendo de la violencia y fomentando la empatía y el cuidado con uno mismo.

La UD Barcino abrió sus puertas en agosto de 2018 y es la primera Unidad Dependiente de Alta Intensidad en Cataluña que ofrece un acompañamiento profesional especializado en el área de la violencia, el tratamiento de las adicciones y la inserción sociolaboral, a personas que tienen un riesgo de reincidencia medio/alto, con problemática toxicológica y que, por su historia de vida, han hecho uso de la violencia como algo identitario y una forma de relacionarse ante el otro desde la figura del poder.

Estas características hacen que esas personas queden fuera de otros programas y que, por tanto, no puedan recibir un soporte profesional en este momento de transición, derivando en muchos de los casos, en la comisión de un nuevo delito y en una nueva entrada en prisión.

El uso de la violencia ha estado y está muy presente en las personas a las que atendemos, no solo porque la hayan sufrido o ejercido hacia los demás, sino también por la que ejercen contra ellos mismos, a través del consumo de tóxicos o boicoteándose su propio proceso, como formas de violencia auto dirigidas de las que no son conscientes, y que son necesarias abordar y analizar para lograr entender, cómo la violencia ha estado presente en sus vidas y les ha llevado a su situación actual.

Semanalmente llevamos a cabo un espacio grupal para abordar la masculinidad y la violencia con el objetivo de romper clichés y falsas creencias sobre qué es “ser todo un hombre”. A través de este espacio, profundizamos sobre la historia personal de los participantes, sobre la sexualidad, o las relaciones familiares y de pareja, muy ligadas a episodios de violencia y a su concepción de la virilidad.

Este espacio se inició en septiembre de 2018 y la acogida por parte de los participantes está siendo muy buena. A pesar de las primeras resistencias que surgieron al cuestionarse el concepto de masculinidad y virilidad, poco a poco van interiorizando que hay nuevas formas de entender la masculinidad y se han ido desmontando falsas creencias, abordándose tabús sociales. En general, las personas que participan en este espacio se muestran participativas, colaboradoras y hacen una valoración positiva del trabajo que llevan realizando en el mismo.

Desde la Unidad Dependiente de Alta Intensidad Barcino, trabajamos para que este espacio de reflexión sirva como motor que genere cambios en las personas a las que atendemos, y que éstas logren romper con la idea tradicional de masculinidad y con los roles sociales y sexuales que se les presuponen por el hecho de ser hombres, rechazando la idea de masculinidad única y universal y promoviendo una construcción de la masculinidad que no esté basada en las relaciones de poder.


La oportunidad europea

Este mes de mayo, Europa es protagonista de diversos eventos. Por una parte, el pasado 9 de mayo celebramos el Día de Europa y en diferentes ciudades europeas se sucedieron actividades de diverso signo, algunas más reivindicativas, otras de naturaleza más lúdica y/o cultural.

Ahora bien, más allá de estos eventos, el origen de esta festividad no es tan conocido como creemos debiera. El hecho que motiva esta celebración es la conocida Declaración de Schuman de 1950. En el marco posterior a la segunda guerra mundial, este ministro francés de Asuntos Exteriores impulsó la denominada Comunidad Europea del acero y del carbón (CECA) que permitía una administración conjunta y que, por tanto, dificultaba la posibilidad de iniciar un conflicto bélico entre los países que se sumaran a la iniciativa. Recordemos que tanto el acero como el carbón eran claves para la producción de armamento.

La CECA dio origen a lo que después fue la Europa de los seis y que con el tiempo constituiría el inicio de la Comunidad Europea y en 1993 de la Unión Europea.

De aquel nacimiento que conmemoramos año tras año podemos extraer algunas conclusiones que guardan relación con su génesis: la necesidad de impulsar un mercado común y también de preservar Europa de guerras entre los estados miembros, avanzando hacia la gobernanza multinivel. Dos fuerzas que siguen recorriendo la política europea y que no necesariamente convergen.

Es evidente que los diversos países compartimos el deseo de una Europa en paz, pero probablemente no todos lo entendemos de la misma manera o, más preciso aún, para algunas personas Europa debiera ser un ejemplo de sociedades con mayor capacidad equitativa e inclusiva. Con justicia social.

En esta línea, señalamos la otra gran cita de este mes: la convocatoria de elecciones al Parlamento europeo del próximo 26 de mayo. Unos comicios que nos llegan en un momento donde algunos partidos cuestionan la vinculación a la Unión Europea (movimientos eurófobos que plantean directamente la secesión y aluden al Brexit como ejemplo a seguir) y otros pretenden rebajar la soberanía que debiera cederse al espacio común (euroescépticos), reduciéndola a un espacio económico y comercial común sin mayores implicaciones de naturaleza legislativa o política.

Es en este debate donde afortunadamente encontramos también otras posiciones más esperanzadas con la construcción colectiva europea, el tercer sector social también ha hecho oír su voz. Desde las diversas organizaciones se han realizado debates y se han mantenido reuniones bilaterales con distintos eurodiputados para dar a conocer las propuestas del ámbito social.

Destacaremos las que al respecto ha realizado EAPN España, la red de lucha contra la pobreza en la que la Mesa del Tercer Sector colabora activamente. Cabe señalar que ECAS (Entidades Catalanas de Acción Social), de la cual forma parte la Fundación Salud y Comunidad (FSC), es miembro de esta mesa.

  1. Aprobar una directiva que ponga fin a la discriminación de género de las mujeres.
  2. Pacto contra la Pobreza y la Exclusión para reducir las desigualdades por medio de políticas macroeconómicas y fiscales.
  3. Pilar Europeo de Derechos Sociales: promover directivas que garanticen los derechos del trabajo y de protección laboral y social.
  4. Rentas Mínimas Adecuadas: ratificar una Directiva sobre Rentas Mínimas que garantice una vida digna.
  5. Salario Mínimo Europeo: situar a las personas trabajadoras por encima del umbral de pobreza para combatir la precariedad laboral.
  6. Fondo Europeo contra el abandono Escolar temprano y el desempleo juvenil.
  7. Prestación por hijo/a a cargo: Directiva sobre esta prestación y contra la pobreza infantil.
  8. Asilo y Migración: ratificar una Directiva sobre Asilo y Migración que proteja los Derechos Humanos.
  9. Pacto de Estabilidad y Crecimiento: blindar financieramente los pilares del Estado de Bienestar (Sanidad, Educación, Servicios Sociales, Vivienda Social y Pensiones).
  10. Diálogo Social: incorporar a representantes de ONG como agentes sociales de pleno derecho.

En definitiva, avanzar hacia una consecución real de los principios que se establecen en el Pilar Europeo de Derechos Sociales que debieran tener un componente vinculante y una hoja de ruta clara. La Europa a la que aspiramos, la Europa Social, ha de poder concretar sus políticas para, parafraseando a Juncker, no quedar reducido a un poema. Hermoso como sueño, evanescente en su materialidad.


Sonia Fuertes
Subdirectora del Área de Inclusión Social y Reducción de Daños en Drogodependencias de la Fundación Salud y Comunidad


Mejoras en el servicio de consigna del CAI de Alicante: digitalizar procesos - humanizar relaciones

El Centro de Acogida para Personas Sin Hogar (CAI) de Alicante, de titularidad municipal, gestionado y dirigido por la Fundación Salud y Comunidad (FSC), cuenta, desde hace más de quince años, con un servicio de consigna para las personas sin hogar.

Este servicio, abierto tanto a residentes como a no residentes, permite en la actualidad la custodia de hasta tres enseres por persona (bolsas, mochilas, maletas, etc. con un máximo de 20 kilos por bulto). El tiempo de custodia es indefinido, si bien existe la obligatoriedad de acudir para renovar. La periodicidad de la renovación es mensual para las personas residentes y semanal para el resto. Este es el único servicio de consigna dirigido a la población en situación de exclusión de la ciudad de Alicante que abre los 365 días del año, tanto al inicio de la mañana como al final de la tarde.

En los últimos años hemos venido constatando un incremento notable en el uso de este servicio. En 2018 fueron más de 800 las personas distintas que lo utilizaron de forma puntual o continuada a lo largo del año. Su gestión requiere, buena parte del horario en el que está abierto, la dedicación de dos profesionales.

Conscientes de la importancia de dar un servicio de calidad, a mediados del año pasado comenzamos con el proceso de informatización. La gestión hasta entonces estaba basada en un engorroso sistema de vales con papel de calco y registros manuales. Podemos decir en sentido literal y figurado que este proceso de renovación ha supuesto pasar del (papel) carbón a la era digital. Lo que antes eran vales manuscritos son ahora fichas impresas que incorporan un código de barras.

El proceso no ha sido simple, en el desarrollo del mismo se ha contado con el apoyo del Departamento de Informática de la Fundación Salud y Comunidad en la selección y preparación del equipamiento informático y con la buena predisposición del Ayuntamiento de Alicante a hacerse cargo de los consumibles necesarios.

Ha sido necesario, además, el replanteamiento de la operativa de gestión; la creación desde el CAI de una aplicación informática específica adaptada a las necesidades concretas del servicio; la adquisición de una impresora adecuada; la formación del equipo profesional; el diseño de un plan de transición de uno a otro sistema que evitara el cierre del servicio; la resolución de diversas incidencias; la previsión de un sistema de copias de seguridad, la evaluación de los resultados...

Tras algunos meses de funcionamiento, constatamos que las mejoras han sido notables en diversos aspectos: al disminuir la carga burocrática, los tiempos de espera para ser atendidos se han reducido notablemente; la posibilidad de obtener diversos listados nos está permitiendo depurar errores que antes eran indetectables; existe ahora una estadística actualizada en tiempo real (a fecha de hoy, hay 349 bultos pertenecientes a 174 personas distintas); hay también un sistema de alarmas para detectar fácilmente aquellos enseres pasados de fecha y una gestión adecuada de situaciones excepcionales...  mejoras técnicas que se traducen en una mayor satisfacción de las personas atendidas y del equipo que las atiende.

Este cambio se inscribe dentro del objetivo estratégico de FSC de “adecuar de forma continuada los espacios y otros recursos materiales del centro valorando su idoneidad”. Informatizar determinados procesos no responde a una pasión por la tecnología. El logro no es haber pasado de mirar los papeles a mirar la pantalla de un ordenador, el auténtico avance es tener tiempo, sosiego y medios para poder poner la mirada en la persona. Esta es nuestra pasión más auténtica.


Fidel Romero Salord
Director de Centro de Acogida e Inserción para Personas Sin Hogar de Alicante, gestionado por la Fundación Salud y Comunidad.


Acercándonos a las nuevas tecnologías en el Centro de Acogida de Menores de Altea

La gestión del ocio y del tiempo libre en este servicio de titularidad de la Generalitat Valenciana, dirigido y gestionado por la Fundación Salud y Comunidad (FSC), y el buen uso que los y las menores hagan de él, es uno de los mayores desafíos que se le plantea a todo el equipo educativo del centro. 

La inversión productiva de este tiempo puede jugar un papel determinante en aspectos como la intervención o integración social en los y las adolescentes. De modo que se trabaja arduamente por poner a su disposición una serie de actividades, talleres o dinámicas, en las cuales aprendan nuevos conceptos, refuercen sus carencias y donde el aprovechamiento del tiempo sea el eje central de su vida lúdica.

Con demasiada frecuencia, ellos/as emplean este tiempo en realizar actividades que no se relacionan con ámbitos artísticos, intelectuales o propios del ser humano.  Es por ello por lo que, desde el servicio, trabajamos con el fin de crear una red social, laboral y de comunicación con el entorno próximo de la que se puedan beneficiar los menores, para que puedan estar en contacto con todo aquello que se les puede ofrecer, sumando momentos, enriqueciéndose y creciendo juntos.

En nuestro empeño en establecer una red de contactos, y apoyarnos en todos aquellos servicios de nuestra zona que deseen colaborar con nosotros de manera altruista, es como surge el acuerdo entre el establecimiento MediaMarkt Finestrat, en la provincia de Alicante, y el Centro de Acogida de Menores de Altea.   De forma que, estableciendo reuniones con su equipo directivo y presentándoles esta necesidad anteriormente mencionada, es como florece la oportunidad de asistir mensualmente a formaciones impartidas por el propio personal de la empresa, de las que se benefician los menores.

Se produce así la ocasión de que ellos/as puedan desarrollar conocimientos relacionados con el ámbito tecnológico, acercando en algunos casos y manteniéndoles actualizados en otros, respecto a las novedades de las nuevas tecnologías de la información y comunicación.

Contando con el buen hacer de todo el personal de este establecimiento, se han establecido las siguientes formaciones, en las que se abordan contenidos de interés para los y las adolescentes:

  • Construye y programa un instrumento musical: 13 y 14 de mayo.
  • Prueba la movilidad eléctrica:10 y 11 de junio.
  • Iníciate en el mundo DJ: 15 y 16 de julio.
  • Haz fotografías con tu Smartphone:12 y 13 de agosto.
  • Torneo de Playstation: 16 y 17 de septiembre.
  • Crea tus películas con MAC: 14 y 15 de octubre.

Cabe señalar que ya se ha realizado una primera sesión sobre iniciación a la fotografía y una segunda sobre el uso del iPhone, con muy buena acogida entre los menores, lo cual nos produce mucha satisfacción.

Por todo ello, queremos agradecer la inversión del tiempo y dedicación a todo el equipo de este establecimiento dedicado a la venta de electrodomésticos, informática y electrónica de consumo, y a todas las personas que se esfuerzan para que los y las menores continúen aprendiendo cada día.


La Comunidad Terapéutica “Can Coll” de FSC dedica Sant Jordi a la creación literaria entre rosas y libros

Gestionar el tiempo libre y de ocio de forma constructiva resulta puntal cuando nuestro mundo ha girado en torno a una sustancia, conducta o persona. Se pueden cubrir estas franjas horarias, para no volver a los pensamientos y hábitos negativos del pasado, si bien generalmente acontece una tarea dificultosa en los procesos de deshabituación a las drogas. 

Para romper la inercia instaurada, cabe generar un cambio que pase por aprender a planificar nuestro tiempo libre, abriéndonos a un abanico de nuevas actividades que nos permitan mantenernos ocupados, a la vez que nos generen bienestar personal.

Las diferentes festividades anuales, así como las fechas señaladas (cumpleaños, celebraciones, etc.), pueden suponer una situación de riesgo para la persona que está fortaleciendo su abstinencia. Por este motivo, resulta imprescindible protegerse, renunciando a la forma en que celebrábamos estas fiestas anteriormente y buscando nuevas maneras saludables de disfrutarlas, sin necesidad de recurrir a las drogas, reforzando así nuestra abstinencia.

El patrimonio histórico y cultural que compartimos, en buena parte reflejado en las festividades locales y nacionales, nos permite entendernos mejor como personas y como sociedad. En este sentido, es significativa la importancia que tiene para una persona poderse reconocer como parte de una zona determinada (hecho que no implica perder lazos con otras localidades) y participar de sus costumbres.

Como cada 23 de abril, con motivo de la Diada de Sant Jordi, las calles de Cataluña se tiñeron del rojo de las rosas y se llenaron de paradas de libros y riadas de gente paseando. En la Comunidad Terapéutica “Can Coll” de la Fundación Salud y Comunidad (FSC) nos sumamos a la celebración organizando una serie de propuestas culturales en torno a esta festividad, en la que no faltaron rosas y libros.

En primer lugar, obsequiamos a todas las usuarias del servicio con una rosa roja, símbolo de reconocimiento y de amor. Además, teniendo presente que el 23 de abril también coincide con el Día del Libro y de los Derechos de Autor, organizamos un concurso literario, en el cual se animó a participar a todo el mundo. Consistía en redactar poesías, relatos y cuentos de temática libre y de forma individual.

Destinamos buena parte de la mañana a la elaboración de los escritos y una vez acabados, viendo la implicación y el tiempo dedicado, organizamos, ya durante la tarde, un recital literario. En ambas actividades hubo una gran participación, motivada por la oportunidad de poder exponer cada una de las creaciones y poder escuchar las del resto.

Una vez leídos los escritos, procedimos a realizar las votaciones que, cabe señalar, estuvieron muy reñidas. A los autores de los 6 relatos ganadores les obsequiamos con una medalla dedicada y un libro que escogieron ellos mismos. También, entregamos un libro como regalo grupal, que ha quedado a disposición de todos en la biblioteca del servicio. Finalmente, decidimos exponer el conjunto de escritos decorando con ellos espacios públicos del centro.

La iniciativa de organizar y llevar a cabo actividades culturales en un día tan señalado como es la festividad de Sant Jordi, contribuye a que aprendamos a vivir las festividades de forma constructiva y nos permite aproximarnos a las tradiciones literarias, favoreciendo nuestro crecimiento personal y artístico. Las valoraciones por parte del grupo fueron muy positivas, así que esperamos seguir celebrando los próximos festivos con la misma ilusión, buscando instaurar el cambio para poder disfrutar de las fechas señaladas de forma sana y plena.


"La colla de Nelson", un cuento para trabajar la aceptación y el respeto hacia la diversidad con menores

En esta ocasión, os queremos acercar la génesis del cuento "La colla de Nelson" (“La pandilla de Nelson”) hasta su publicación, de nuestro compañero José Figueres, integrador social del centro de acogida a menores “Verdader 2”, servicio de atención residencial de titularidad pública, gestionado y dirigido por la Fundación Salud y Comunidad (FSC), ubicado en la provincia de Alicante. Pero antes queremos conocer un poco más a su autor....

José Figueres nació en Gandía, en 1981, si bien creció y vivió en Guardamar de la Safor, también en la provincia de Valencia, al que considera “su pueblo”. Antes de formarse y trabajar como integrador social, quiso recorrer un gran número de países del mundo y de escribir, en su pequeño cuaderno de campo, todo aquello que en los libros muchas veces no se encuentra.

Y así, de esta manera, nació su primer proyecto literario, "Desperté en la Habana", ganador del IV Premio Nacional Círculo Rojo de las Letras (Almería, 2018). Antes de este importante reconocimiento, recibió otros en la comarca de La Safor, escribiendo en su lengua natal, el valenciano. Es el caso del premio recibido en el I Certamen Literario de cuentos cortos de ASAEM Salud Mental, asociación valenciana de ayuda a enfermos mentales.

El origen de "La colla de Nelson" se remonta al año 2017, cuando ASAEM, en el marco de sus tareas de concienciación e integración social, se propone crear un proyecto denominado “Historias Efímeras”.

El proyecto se compone de distintas acciones, con el fin de prevenir problemas de salud mental y trabajar con la sociedad, para hacer ver, a través de esta sensibilización, que las personas con enfermedades mentales también son ciudadanos/as de pleno derecho.

De esta necesidad, nace el I Certamen Literario de ASAEM, teniendo como objetivo contar con un material propio, un cuento que trabaje la aceptación y respeto hacia la diversidad, por lo que se convoca un concurso de cuentos infantiles, con el compromiso de editar el cuento ganador y de utilizarlo como herramienta de sensibilización.

Este concurso literario se impulsa además para conmemorar el día de la Salud Mental, teniendo que abordar las obras que se presenten al mismo, aspectos relacionados con el respeto y la aceptación de la diversidad, con el fin de visibilizar con un nuevo material educativo entre los niños y niñas al colectivo de las personas con enfermedad mental.

Para gran alegría de nuestro compañero José Figueres y sus allegados, es su cuento "La colla de Nelson"  el que resultó ganador.
Para poder editarlo, ha sido fundamental la solidaridad de amigos/as, compañeros/as y personas sensibilizadas con la causa, utilizando para ello la plataforma de micromecenazgo Verkami. Una vez conseguida la cuantía económica necesaria, ha sido posible la edición de este cuento.

“Con este cuento, se pretende promover entre los más pequeños el respeto y la aceptación de la diversidad. Ya impreso y en nuestras manos, esperamos poder conseguir, empezando por los más pequeños, una sociedad futura más tolerante y respetuosa”, señala José Figueres.

La idea ha sido realizar una primera tirada de 500 ejemplares, cantidad mínima para poder tener el material físico y presentarlo a diferentes instituciones, interesadas en colaborar con nuevas ediciones, tanto en valenciano como en castellano, para que otras entidades puedan utilizarlo con el mismo objetivo.

“Si conseguimos más financiación, la destinaremos a ampliar el número de ejemplares a editar, con el objetivo de llegar a más personas y entidades que trabajan por la salud mental de las personas, pasando por colegios, familias, diferentes instituciones y asociaciones, etc.”, afirma nuestro compañero de la Fundación Salud y Comunidad.  Por ello, os pedimos vuestra colaboración.

Actualmente, se pueden encontrar materiales didácticos y terapéuticos para abordar el tema de la salud mental, “pero no había nada para los más pequeños, dirigido a niños y niñas de 3 a 7 años”, afirman desde la asociación valenciana ASAEM. De ahí el valor de este cuento, al que le deseamos muchos más éxitos, de la mano de su autor.

Sabemos también que la mente inquieta de José Figueres no para. Ahora está trabajando en la creación de su primer poemario, "Océano de sueños", también en valenciano.

Para ventas y más información sobre este cuento, os podéis dirigir a ASAEM: asaem.sm@gmail.com

Cabe señalar que el centro de acogida a menores “Verdader 2”, en el que trabaja nuestro compañero José Figueres como integrador social, cuenta con una capacidad máxima de 16 plazas. En este servicio se acoge a menores con características muy diversas en función de la edad que presenten (entre los 13 y los 17 años), de su momento evolutivo, y de los países de procedencia. Con estas premisas, se planifican las intervenciones que se llevan a cabo.

Para ello, se cuenta con las figuras profesionales que hacen posible esta labor con los menores acogidos (1 director, 1 psicólogo/a, 1 trabajador/a social, 14 educadores/as con titulación de diplomatura en educación social o grado en educación social u homologación, 3 técnicos/as de integración social y 1 intérprete en árabe y francés, entre otros perfiles).


La Fundación Salud y Comunidad, presente en el encuentro “Hablemos del Cannabis” organizado por la Red UNAD

Mientras que cada vez más países están adoptando una postura respecto a la regulación del cannabis, este debate ya ha llegado al congreso español y se ha consagrado como un tema de actualidad política, mediática y social. Se trata de un debate que requiere de poder escuchar las distintas argumentaciones desde las distintas posiciones existentes; usuarios/as del cannabis, profesionales, entidades y Estado.

Por ello, la Red de Atención a las Adicciones, UNAD, de la que Fundación Salud y Comunidad (FSC) forma parte activa, ha decidido iniciar un proceso participativo para construir, junto a todas sus entidades, un argumentario con el que posicionar la Red en el espacio público.

La Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al drogodependiente (UNAD), fue constituida en 1985 y es una organización no gubernamental, sin ánimo de lucro, que interviene en el ámbito de las adicciones con y sin sustancia y de los problemas que se derivan de ellas. Engloba en torno a 230 entidades que, además de conformar su base social, comparten un modelo común caracterizado por ser integral e integrador, centrarse en la persona y abordar la perspectiva de género. Así mismo, las entidades socias mantienen un compromiso, de acuerdo con unos criterios comunes en la gestión de las organizaciones.

FSC participa activamente en la Red UNAD y, en la actualidad, nuestro compañero Manu Izquierdo forma parte de una de las Comisiones que la UNAD pone a disposición de sus socios, con el objetivo de abordar diferentes temas relacionados con las adicciones. Nos referimos a la Comisión de Adicciones y Justicia Penal.  Es, a partir del trabajo de las distintas comisiones existentes (Intervención, Género, Jóvenes, Justicia Penal y Adicciones), desde las que se va generando la construcción de un discurso en todo lo relacionado con nuestro ámbito.

El pasado 25 de abril, se llevó a cabo en Madrid un debate con el lema “Hablemos del Cannabis”. El objetivo de este espacio era el de poder reunir a la red de entidades que configuran la Red UNAD para tratar el tema del cannabis desde todos los puntos de vista posibles con ponencias sobre los aspectos internacionales, de salud, jurídicos o de género.

En la reunión (que contó con la financiación del Plan Nacional sobre Drogas) se presentaron argumentos, tanto a favor como en contra de la regularización, que permitieron abrir un debate clave en los próximos años en nuestro en país.  El encuentro favoreció, a través de una metodología que pivotaba sobre la participación de las entidades participantes, la posibilidad de empezar a construir un discurso común basado en la experiencia, no solo de profesionales y entidades con años de experiencia, sino también construir un discurso en base a la posición de usuarios y usuarias del cannabis.

La metodología, también contempló las nuevas tecnologías como herramienta de participación, ya que a través de una aplicación de móvil se podían ir recogiendo las opiniones y propuestas de los distintos participantes en tiempo real.

Durante los próximos meses, la Red UNAD continuará trabajando su hoja de ruta, en base a los elementos extraídos por las entidades socias que participaron del debate.


Manu Izquierdo
Coordinador del proyecto “Impuls Jove” en el Centro Penitenciario de Joves de Quatre Camins (La Roca del Vallés, Barcelona)
Representante de FSC en UNAD. Miembro de la Comisión Justicia Penal y adicciones UNAD


FSC presenta diferentes proyectos en la I Feria de la Prevención de la Diputación de Huelva

El pasado 3 de mayo, nuestras compañeras de la Fundación Salud y Comunidad (FSC) Ivet Oriols (Observatorio Noctambul@s) y Silvia Gómez (Proyecto “En Plenas Facultades”), participaron en la I Feria de la Prevención en Isla Cristina (Huelva), organizada por la Unidad de Prevención Social de la Diputación de Huelva, en la que se dieron a conocer a los municipios onubenses los recursos preventivos que ofrecen los organismos públicos, las entidades sociales y la propia Diputación.

El evento, organizado bajo el lema "Hacer más fáciles las opciones más sanas", pretendía igualmente, ofrecer a la población joven y adolescente alternativas de ocio saludable alejadas del consumo de drogas, así como dar a conocer y ampliar el conocimiento de los y las técnicas de otros proyectos, con la finalidad de que posteriormente los puedan adaptar y aplicar en sus respectivas localidades.

La participación de nuestras compañeras de FSC consistió en su presencia en un stand informativo durante todo el día, en el que dieron a conocer 4 proyectos preventivos de nuestra entidad: Proyecto Malva, Observatorio Noctambul@s, el portal www.lasdrogas.info y el proyecto “En Plenas Facultades”. A media mañana, también se realizaron presentaciones del V informe elaborado por el Observatorio Noctambul@s y del proyecto “En Plenas Facultades” a los y las técnicas locales y monitores/as de prevención de distintas localidades de la provincia de Huelva. Estas presentaciones se realizaron en la carpa central del Recinto ferial "El Carmen" de Isla Cristina.

El balance de la participación en esta feria por parte de nuestras compañeras de FSC es muy positivo. “El poder participar en un espacio conjunto con otros proyectos preventivos nos ha permitido conocer otras maneras de trabajar la prevención por parte de compañeros y compañeras de diferentes puntos de la península. El hecho de participar en esta feria con la intención de visibilizar el trabajo que diferentes entidades están llevando a cabo en temas de prevención, es ya de por sí gratificante”, afirman nuestras compañeras de FSC.

Alrededor de mil personas, muchas de ellas jóvenes y adolescentes, participaron en esta feria, según datos de la Diputación de Huelva, contando la misma en su parte expositiva con la colaboración de 18 entidades públicas y privadas, entre ellas la Fundación Salud y Comunidad, que ocuparon 15 expositores del recinto ferial de la localidad costera.

Un evento que nace con vocación de continuidad, ya que la prevención de drogas y de cualquier otra conducta adictiva entre la población joven y adolescente es una de las máximas prioridades de Diputación de Huelva.


La Comunidad Terapéutica "Riera Major" de FSC comparte su experiencia en intervención con el alumnado de la Universidad de Vic-UCC

Una comunidad terapéutica exige la presencia y la intervención de un equipo técnico multidisciplinar, donde predominen los componentes psicosociales y educativos para que todas las figuras profesionales que conforman la vida del centro actúen desde esta perspectiva.

Con el fin de profundizar en los roles de los y las profesionales que forman parte del equipo terapéutico de un servicio de estas características, concretamente de aquellos/as que proceden de los ámbitos de la educación social y la psicología, nuestra compañera Nieves Fernández, directora de la Comunidad Terapéutica “Riera Major” de la Fundación Salud y Comunidad (FSC), junto con Elisabet Medina, educadora del servicio, han pronunciado recientemente una conferencia en el ámbito universitario, en la que también se han referido al modelo de atención centrado en la persona, en el marco de una comunidad terapéutica.

El acto, organizado por DIXIT Vic Centro de Documentación de Servicios Sociales y los grados de Educación Social y Psicología de la Universitat de Vic - Universitat Central de Catalunya (Vic-UCC), tuvo lugar el pasado día 24 de abril en el Campus de Miramarges de esta universidad y contó con la presencia de más de 80 personas, la mayoría estudiantes de ambas facultades, si bien también acudieron profesionales.

Durante la conferencia, de una hora de duración con tiempo posterior para preguntas, titulada "Intervención en el marco de la comunidad terapéutica: aportaciones desde la psicología y de la educación social", la directora de la Comunidad Terapéutica “Riera Major” de FSC, se refirió a las actividades que se llevan a cabo en el servicio, así como a las dificultades con las que se encuentran durante las intervenciones, desde la perspectiva profesional de la educación social y la psicología.

Según explica Nieves Fernández, la demanda de realizar esta charla en el contexto universitario procedía del propio alumnado, interesado en estas temáticas y de forma más concreta, en el trabajo cotidiano que se puede realizar en una comunidad terapéutica desde estas dos especialidades académicas en su aplicación más práctica. En este sentido, cabe señalar que la directora de “Riera Major” contó con el apoyo de diferentes profesionales del servicio de los ámbitos de la educación social y la psicología que enriquecieron con su presencia y experiencia la charla.

Durante la misma, presentó al equipo interdisciplinar del centro y explicó las funciones de cada uno de los roles profesionales, haciendo hincapié, no solo en el trabajo directo de atención a las personas en tratamiento, sino también en la necesidad del trabajo de despacho (informes, reuniones, coordinaciones…), y en la importancia de la formación continuada, así como en la necesidad del trabajo personal de los diferentes profesionales.

Seguidamente, expuso de una manera más práctica, a partir de diferentes objetivos reales planteados por diferentes profesionales, cómo el educador/a y psicólogo/a de referencia habían trabajado de forma concreta las tareas, estrategias y contenidos desde los que se había enfocado en cada una de las situaciones planteadas.

Por otra parte, durante la conferencia, señaló los aspectos más generales y específicos del trabajo en la comunidad, ofreciendo los datos del perfil de las personas usuarias, en los 12 años de funcionamiento del servicio, o exponiendo cuestiones relacionadas con la atención centrada en la persona y las especificidades del trabajo individual en un entorno grupal.

Además, explicó las fases del proceso de deshabituación, tratamiento y reinserción de personas con dependencia del alcohol, cocaína y de nuevos patrones de consumo (drogas de síntesis, etc.) mediante un tratamiento residencial intensivo de cuatro meses en el servicio, con un posterior seguimiento ambulatorio en un contexto urbano de tres meses más, así como las diversas dinámicas grupales y actividades de la comunidad, tanto terapéuticas como educacionales.

Para finalizar, se expusieron “dos situaciones complejas, tanto respecto a cómo se plantearon, como en lo referente a cómo se resolvieron, lo cual fue muy del interés del alumnado en su proceso de aprendizaje”, señala Nieves Fernández. La charla concluyó con la presentación del vídeo en el que se plasman los valores más importantes de la comunidad y el libdab o vídeo musical de presentación.

Cabe señalar que la charla, durante el tiempo de preguntas, se alargó más de lo previsto y que se abordaron aspectos relacionados con la temática central de la misma, como es el caso del trabajo con las personas que sufren una patología dual, si bien también se habló de la manera en la que las personas usuarias se ayudan entre sí, de la importancia de los espacios físicos o de la relación de la adicción con los problemas emocionales.


Las claves de la jornada de acción social “Exclusión residencial, drogas y convivencia comunitaria” en una entrevista con profesionales de FSC

En esta entrevista, nuestros compañeros/as de la Fundación Salud y Comunidad (FSC) Sonia Fuertes Ledesma, subdirectora del Área de Inclusión Social y Reducción de Daños en Drogodependencias de la entidad; Belén Sánchez Garcés, directora de Programas de Inclusión de FSC en Castellón y Fidel Romero Salord, director del Centro de Acogida e Inserción para Personas Sin Hogar de Alicante, dirigido y gestionado por FSC, nos ofrecen las claves de la jornada de acción social “Exclusión residencial, drogas y convivencia comunitaria”, celebrada recientemente en la Universidad Jaume I (UJI) de Castellón, así como sus opiniones y propuestas, tras su participación activa en la jornada.

- ¿Cuáles diríais que fueron los mensajes más destacados sobre exclusión social y residencial vinculados al consumo de drogas y convivencia comunitaria que se trasladaron en esta jornada?

Belén Sánchez Garcés: La exclusión residencial es la consecuencia de un sistema socioeconómico desigual y no de malas decisiones individuales. El acceso a la vivienda es un derecho, con independencia de circunstancias como el consumo de drogas u otras. Es responsabilidad de las administraciones públicas y de la sociedad afrontar la falta de vivienda accesible, la precariedad laboral y la desprotección social, previniendo y dando respuesta a la exclusión residencial.

El acompañamiento de los procesos vitales de personas que sufren exclusión social y residencial, con consumo activo de drogas, debe basarse en el respeto a la libertad de decisión de estas personas, el reconocimiento de sus derechos de ciudadanía, el soporte emocional y la promoción de oportunidades.

- ¿Cuáles son los perfiles de mayor vulnerabilidad social de las personas en exclusión residencial en España consumidoras de drogas o pueden ser muy variados los perfiles?

Belén Sánchez Garcés: Las personas que sufren sinhogarismo en España no son un colectivo uniforme, son hombres y mujeres con trayectorias vitales muy variadas, de edades y nacionalidades muy diversas que tienen en común la pobreza y la imposibilidad de acceso a una vivienda. Partiendo de estos dos factores hay otros que, sumados a los anteriores, incrementan el riesgo de sufrir exclusión residencial: de tipo material (pérdida de empleo, de hogar, situación económica precaria), relacional (situaciones familiares problemáticas, violencia en el hogar, aislamiento social), personal (problemas físicos o mentales, adicciones) o institucional (salida de prisión u otras instituciones sin apoyo sociofamiliar ni vivienda propia).

- ¿Qué destacarías sobre el desarrollo e implementación del Plan de acción nacional en Castellón y de las acciones desarrolladas en el CIBE de Castellón, en este sentido?

Belén Sánchez Garcés: El Plan es una fase más de la trayectoria de acción social que FSC desarrolla desde 1997 en la provincia, en la que se destaca la creación  del CIBE de Castellón, en el que se atiende a personas consumidoras de drogas en situación de vulnerabilidad y exclusión social, con un programa de reducción de daños; una metodología de atención integral y la participación activa en las políticas municipales en la materia, a través de la Mesa Técnica de Personas Sin Hogar de Castellón.

Este Plan forma parte de nuestra participación desde 2017 en el proyecto europeo “Street  Support” de buenas prácticas de intervención comunitaria con personas consumidoras de drogas en exclusión residencial. En su aplicación, elaboramos el proyecto de “Housing First” La llar Primer, que partiendo del derecho a la vivienda digna de todas las personas, aborda otras cuestiones importantes para los participantes. Así se ha facilitado la incorporación a la vivienda de tres personas con patología adictiva que se encontraban en situación de sin hogar de larga duración, estando en proceso la de dos personas más.

Tal y como señala una de las personas participantes, “el programa es solo un primer paso”, ya que cuando se sufren largos procesos de exclusión, las heridas vitales que se producen no se superan únicamente con el acceso a bienes materiales, hay que volver a realizar un proceso de recuperación y reconstrucción de la propia vida, duradero en el tiempo. Sin embargo, sin unos mínimos a nivel material, la realización de estos procesos se vuelve una tarea poco más que heroica.  Por tanto, se trata, por una parte, de restituir el acceso a un derecho como el de la vivienda, mientras -en paralelo- se favorece también la adquisición de herramientas que permitan a estas personas volver a la sociedad.

La Llar Primer se ha materializado mediante un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Castellón y la colaboración de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas.

- ¿Qué diríais que fue lo más destacable sobre género y sinhogarismo de lo que se trasladó en la jornada?

Belén Sánchez Garcés: Aunque las mujeres sufren mayor vulnerabilidad ante la pobreza que los hombres, el sinhogarismo se considera una problemática mayoritariamente masculina. Ello se debe a que los procesos que llevan al sinhogarismo toman diferentes formas entre mujeres y hombres, quedando las femeninas ocultas en el ámbito privado (casas de amistades, pisos sobre-ocupados, trabajo por techo…). En el caso de las mujeres con menores a cargo, el miedo a perder la custodia obstaculiza la petición de ayuda institucional. En concreto, las mujeres con patologías adictivas han sido tradicionalmente separadas de sus hijos/as menores, a menudo sin opciones previas de recuperación.  Ellas se ven sometidas a un doble estigma: el de la pobreza extrema, y el supuesto abandono de su rol de cuidadora.

Por otro lado, la violencia machista y el sinhogarismo femenino mantienen una estrecha relación. Y una vez en la calle, la violencia y la presión sexual a las que se enfrentan las mujeres aumentan, situación que no se da generalmente en los hombres.

La invisibilización de las mujeres en situación de sin hogar genera políticas de atención a las personas sin hogar androcéntricas, que se adaptan mejor a necesidades vinculadas a estilos de vida masculinos. Por ello, es necesario redefinir el sinhogarismo, considerándolo como resultado de la falta de acceso a la vivienda, desarrollando un abordaje centrado en la persona, más allá de categorizaciones estanco y teniendo en cuenta las diferentes formas que adopta con perspectiva de género.

- ¿Cómo influye la violencia machista en el sinhogarismo femenino y al tiempo como desencadenante que fomenta otros factores de riesgo como las enfermedades mentales?

Fidel Romero Salord: Más que pensar en causalidades puntuales, que también se dan, creo que hay que pensar en “sistemas de riesgo” como aquellos contextos sociales en los que diversos factores quebrantan el lazo social y a su vez, actúan como un vórtice negativo. Es la idea de un mar revuelto donde los escollos no solo hunden a la mujer, sino que la estrella contra diversos acantilados que agravan su situación: violencia machista, salud mental, pero también salud física, brecha salarial, falta de igualdad de oportunidades, inaccesibilidad al mercado de la vivienda…

- ¿Se tiene en cuenta la perspectiva de género a la hora de abordar el sinhogarismo en sus diversos aspectos (intervención, análisis de esta realidad…)?

Fidel Romero Salord: Se ha comenzado a hacer en los últimos años y es una de las líneas de trabajo ineludibles para el abordaje de la exclusión residencial y el desarrollo de sistemas eficaces de atención.

- Al hilo de la cuestión anterior, parece ser que los recursos para personas sin hogar están en general más enfocados a hombres y son muy pocos los programas adaptados a mujeres…

Fidel Romero Salord: Efectivamente, esta es la realidad mayoritaria; no obstante dentro de los diversos proyectos de la Fundación Salud y Comunidad hay ya experiencias muy positivas de programas y servicios específicos como es el caso del Taller “Mujer Adelante” del CAI de Alicante y del Programa Rosella del CIBE de Valencia.

- ¿Qué destacaríais en relación a lo que se trasladó en la jornada sobre el cambio de paradigma que se está dando en la actualidad, ¿a qué escenarios de exclusión residencial pensáis que nos dirigimos?

Sonia Fuertes Ledesma: En exclusión residencial, como en prácticamente todos los ámbitos de la acción social, nos dirigimos a un escenario donde se combina la incidencia política y de denuncia con las propuestas técnicas de carácter innovador. El precio de la vivienda es prohibitivo y el alquiler está también lejos de ser asequible. Por lo tanto, se han de favorecer otras políticas que favorezcan la vivienda asequible y accesible.

Es conocido que una familia que destina más del 40% de sus ingresos a vivienda y suministros se sitúa en un contexto de vulnerabilidad. Por otra parte, el riesgo en esta coyuntura es obviar las dificultades que enfrentan algunos de los colectivos con los que nosotros trabajamos, que requieren de un mayor acompañamiento. En ese caso, al modelo de “Housing First” (que preconiza la importancia del derecho a tener una vivienda por encima de otras consideraciones) le acompañan otras modalidades como el “cohousing” o vivienda compartida (con un tutelaje que puede variar su intensidad en función de las diversas situaciones).

- El trabajo con las personas en situación de exclusión residencial continúa siendo, en la actualidad, objeto de investigación y mejora constante. ¿Qué papel desempeña la evaluación y en qué momento nos encontramos al respecto?

Sonia Fuertes Ledesma: En cualquier política social o en el desarrollo de cualquier propuesta técnica, la evaluación es un aspecto fundamental y no siempre incorporado en toda su importancia y en sus múltiples dimensiones. La evaluación de resultado y objetivos conseguidos, la evaluación de impacto (incluyendo la dimensión comunitaria), la de proceso, la de satisfacción. En nuestra opinión, solo conociendo los efectos de nuestras actuaciones podremos mejorar y adaptarlas de manera más precisa y eficiente a la demanda social y al encargo institucional.

- ¿Cuáles diríais que son los nuevos retos para las políticas públicas motivadas por estas nuevas realidades y los nuevos escenarios a los que nos dirigimos?, ¿existe una nueva mirada desde el ámbito político o sería lo deseable?

Sonia Fuertes Ledesma: Los nuevos retos guardan relación con políticas que se muevan en el medio y largo plazo, que huyan de resultados efectistas y muchas veces excesivamente ligados a escenarios electorales. Necesitamos acuerdos globales que estén más allá de estas coyunturas y que promuevan cambios para la ciudadanía. Si no conseguimos revertir los efectos de desigualdad y/o de pobreza, nos enfrentaremos a escenarios donde la cohesión social y la promoción de la ciudadanía serán cada vez más difíciles.

- ¿Y cuáles serían vuestras propuestas para que pueda ser abordada mejor desde el ámbito público la problemática referente a la exclusión residencial vinculada al consumo de drogas y convivencia comunitaria?

Sonia Fuertes Ledesma: En primer lugar, es importante huir de la asociación entre personas sin hogar y consumo de drogas reforzando una imagen estereotipada o estigmatizante. Con esta apreciación, no queremos decir que en ocasiones el consumo de drogas, especialmente del alcohol, no esté presente en una realidad tan dura y difícil como es vivir en la calle o no disponer de un lugar que nos “sostenga” física, emocional y subjetivamente”. Ahora bien, no siempre que se dan estas situaciones se aprecian dificultades en relación a “molestias” en el vecindario, más allá de la supuesta incomodidad que genera el ver a estas personas aseándose en las fuentes públicas o durmiendo en los cajeros de nuestras ciudades. En ese sentido, es también importante ser capaces de reflexionar acerca de nuestros valores en relación con ello, a veces más cercanos al rechazo que a la solidaridad o al compromiso que debiéramos sentir para acabar con esas situaciones que tanto sufrimiento comportan.

- En pocas palabras, ¿qué os llevasteis en positivo de esta jornada?

Belén Sánchez Garcés: Ha sido muy satisfactorio encontrarse con otros profesionales que han aportado sus conocimientos y experiencias. Así como haber compartido estudios, buenas prácticas y propuestas de políticas sociales para un mejor abordaje de la exclusión residencial.

Fidel Romero Salord: La experiencia de analizar y constatar de manera compartida el desajuste entre la especialización y el desarrollo teórico de los sistemas de atención a personas sin hogar frente al deterioro de los sistemas globales de inclusión y protección social. Una realidad que nos interpela como profesionales y miembros de la sociedad.

Sonia Fuertes Ledesma: Encuentros como este facilitan el intercambio y nos impulsan para continuar avanzando y aprendiendo.