Calidad en la atención y acompañamiento individual y grupal de las personas usuarias del Piso Terapéutico "Cosmos"

El Piso Terapéutico “Cosmos” situado en la ciudad de Barcelona forma parte de la red de servicios especializados de la Fundación Salud y Comunidad (FSC) para cada momento del proceso de rehabilitación. El servicio trabaja para lograr la abstinencia de las personas usuarias que residen en el mismo, con la mirada puesta en su reinserción y con ello alcanzar el mayor grado de autonomía posible de estas personas. La situación sanitaria generada por el COVID-19 llevó a que, durante el año 2021, se mantuvieran las medidas preventivas para evitar la transmisión del virus, haciéndolas compatibles en el servicio con una buena atención y acompañamiento individual y grupal a las personas usuarias.

Según nos trasladan desde el servicio, durante el año 2021 se atendió a un total de 41 personas, 9 mujeres y 32 hombres, un número superior al del año 2020 (32). Un 87,8% de estas personas fueron derivadas de forma formal desde un Centro de Atención y Seguimiento a las drogodependencias (CAS) en Barcelona, siendo los CAS nuestra principal red de derivación.

Por otra parte, cabe señalar que el 85,3% de los casos que terminan con alta terapéutica en la Comunidad Terapéutica “Can Coll”, gestionada y dirigida por FSC, deciden continuar el tratamiento en el Piso Terapéutico “Cosmos”, siendo conscientes de las dificultades que se van a encontrar en su reinserción y de la necesidad de seguir teniendo un apoyo profesional que pueda dar continuidad al proceso realizado en la comunidad terapéutica. Esto demuestra la necesidad de seguir confiando plenamente en nuestra entidad, ya que desde hace muchos años contamos con este circuito, a través del cual las personas usuarias pueden beneficiarse de los servicios que ofrecemos, en función de la necesidad que tienen en cada momento.

Además, destacar que la media de días de espera para los casos admitidos en el Piso Terapéutico “Cosmos” en Barcelona fue de 18 días para los hombres y de 15 días para las mujeres. Este tiempo es el necesario para poder hacer las entrevistas de valoración y admisión pertinentes. Asimismo, señalar que, durante el 2021, el porcentaje de ocupación anual de las plazas conveniadas se mantuvo respecto al 2020, siendo del 97,87%.

La media de edad de los hombres fue de 39,4 años y la de las mujeres de 47,5. El alcohol y la cocaína fueron las dos sustancias que mayoritariamente motivaron el ingreso en el piso terapéutico, tanto en mujeres como en hombres, atendiéndose también demandas para tratamiento por policonsumo y, en menor número, por heroína, anfetamina, benzodiacepinas y cannabis.

En relación con las adicciones sin sustancia, 8 hombres mostraron necesidad de recibir tratamiento y solo 1 mujer; destacándose la ludopatía y el sexo. Además, de las 41 personas atendidas, 18 tenían un diagnóstico psiquiátrico, lo que supuso un 43,9% (5 mujeres: 55,5%, 13 varones: 40,6%).

Los trastornos con mayor prevalencia fueron los de personalidad y los de estado de ánimo, seguidos de los de ansiedad. En cuanto al motivo de alta de las personas usuarias, 11 obtuvieron alta terapéutica (34,3%) con una media de estancia de 109 días y también 11 solicitaron el alta voluntaria (34,3%) con una media de estancia de 41 días.

Durante el año 2021, se mantuvieran las medidas de protección motivadas por la crisis sanitaria, haciéndolas compatibles con el servicio de calidad que se continuaba ofreciendo, a través de una buena atención y acompañamiento individual y grupal de las personas usuarias. En este sentido, el hecho de vivir en pandemia no ha significado disminuir la calidad de atención en el servicio, lo cual ha quedado demostrado con la gran implicación del equipo profesional del mismo.

Por último, destacaron los buenos resultados del grupo específico de género creado para mujeres con anterioridad al inicio de la pandemia, donde poder escuchar y amplificar sus voces, al mismo tiempo que se ofrecía un espacio de construcción de sororidad, de autoestima y de empoderamiento.


El CEAM de Altea gestionado por FSC, reconocido por su labor como albergue para acoger a personas sin hogar en los momentos más difíciles de la pandemia

El Centro Especializado de Atención a Mayores (CEAM) de Altea, de titularidad municipal, gestionado y dirigido por la Fundación Salud y Comunidad (FSC) y el Grupo Lagunduz, ha sido reconocido recientemente por el Ayuntamiento de Altea, en Alicante, por su labor, habilitado como albergue durante el estado de alarma para acoger a personas sin hogar. Las concejalías de Bienestar Social y Sanidad han agradecido públicamente la labor de instituciones, entidades locales y asociaciones a lo largo de la pandemia, especialmente, en sus inicios, en 2020.

El acto se ha realizado por iniciativa del edil de ambas áreas, José Luis León Gascón, para agradecer todo el apoyo y ayuda recibida, especialmente durante los meses de confinamiento, homenajeándose a diferentes entidades, entre ellas FSC y el Grupo Lagunduz. Al acto, asistió el alcalde de Altea, Jaume Llinares, así como representantes de las concejalías de Bienestar Social y Sanidad de la localidad.

Durante el mismo, se otorgaron placas conmemorativas, conjuntamente con los portavoces de los grupos parlamentarios del consistorio, a instituciones, entidades y asociaciones que realizaron una gran labor durante la crisis sanitaria, motivada por el COVID-19.

Según nos explicaba nuestra compañera Marga Planells, responsable de Administración del CEAM de Altea, fue “un acto en el que recogimos la placa, junto a diferentes organismos como el Centro de Salud de Altea, el Hospital de la Vila, Cruz Roja, Cáritas Parroquial, la Asociación Benéfica Corazón Exprés, diversos restaurantes, así como distribuidores de frutas y verduras, entre otros”.

Cabe recordar que el centro de atención a personas mayores se habilitó como albergue para acoger a personas sin hogar, mientras duró el confinamiento, con un aforo de 10 personas. Los usuarios/as del albergue contaron con servicio de camas; tres comidas programadas al día; zona de higiene personal; zona de recreo al aire libre; lavandería; televisión y WiFi. También, se puso a disposición de los mismos, juegos de mesa como parchís, ajedrez, puzles, cartas… para que ocuparan su tiempo.

Asimismo, según nos trasladaba Marga Planells, “en la gestión del albergue, además de toda la plantilla del centro, también hubo colaboradores externos a los que cabe referirse, tales como la empresa Copy-plus (que aportó equipos de protección visores), la lavandería La Colada, que realizó de forma gratuita muchos lavados de ropa, utilizada por las personas del albergue diariamente, o algún que otro particular que hizo de forma altruista alguna compra alimentaria que quedaba pendiente, sin esperar nada a cambio”.

Por su parte, José Luís León Gascón señalaba, durante el acto, que “era necesario dar las gracias a las principales ONG's y entidades que durante la parte más dura de la pandemia, prestaron su apoyo y ayuda diaria para que ningún ciudadano o ciudadana quedara desatendido”.

Además, el concejal añadía que “el ver a Altea mostrar su cara más solidaria frente a esta crisis, ha sido un hecho del que nos sentimos muy orgullosos y demuestra cómo somos como pueblo”.

En el caso de la Fundación Salud y Comunidad y el Grupo Lagunduz, nos sentimos muy satisfechos/as por este emotivo reconocimiento a nuestra labor. Una experiencia que, si bien fue inesperada, debido a las circunstancias sobrevenidas de la pandemia, nos aportó un gran aprendizaje, así como enriquecimiento personal y profesional.


"Me parece necesario seguir haciendo pedagogía en nuestro entorno para desechar mitos sobre la delincuencia y la reincidencia"

Miguel Brito es Graduado en Criminología y Política Criminal, así como Licenciado en Criminología por la UB, además de tener un Máster en Psicoterapia Analítica Grupal por la Universidad de Deusto. Está especializado en el ámbito de las adicciones, delitos violentos y en la atención post penitenciaria. Actualmente, es el coordinador de la Unidad de Soporte de CerclesCat y director de las Unidades Dependientes de Alta Intensidad Barcino y Bajo Llobregat, dirigidas y gestionadas por la Fundación Salud y Comunidad (FSC) en Barcelona. En esta entrevista, conoceremos mejor la labor que realiza en nuestra entidad.

 - ¿Desde cuándo trabajas en la Fundación Salud y Comunidad y qué destacarías de tus inicios?

Comencé como monitor en el Centro de Día de Adicciones en el 2006, aunque ya conocía con anterioridad la labor que desempeña la Fundación Salud y Comunidad. Como criminólogo, deseaba poder formar parte de este gran proyecto y seguir formándome de la mano de profesionales con tanta experiencia. Resultó ser una etapa muy gratificante y estimulante para mí, la cual, me permitió explorar distintos ámbitos y definir mi trayectoria profesional.

- ¿Qué tareas has venido realizando y desempeñas en la actualidad?

Durante estos años, he tenido la oportunidad de formar parte de distintos servicios que me han permitido crecer profesionalmente como el Centro de Día de Adicciones, el Piso Terapéutico para población penitenciaria o el programa Alcostop, dirigido a personas que habían cometido un delito de tráfico bajo los efectos del alcohol.

En 2015, lideré la puesta en marcha de la Unidad Dependiente Bajo Llobregat y en 2018, abrimos la Unidad Dependiente de Alta Intensidad Barcino, un servicio dirigido a personas que han cometido delitos violentos y donde trabajamos para acompañarles en la transición del régimen cerrado a la libertad condicional o definitiva.

Actualmente, superviso ambas unidades dependientes y coordino la Unidad de Soporte de CerclesCat, un proyecto que se puso en marcha en 2013 para atender a personas que han cometido delitos contra la libertad sexual y que, por la metodología de trabajo que llevamos a cabo, continúa siendo en la actualidad muy innovador.  

- ¿Cómo ha sido el proceso de adaptación a la crisis sanitaria en estos servicios?, ¿qué destacarías sobre las medidas que tomasteis para evitar el contagio de COVID-19 entre los usuarios?

En primer lugar, quiero destacar el trabajo que se llevó a cabo desde el Departamento de Prevención de Riesgos Laborales (PRRLL) de la entidad, que nos ofreció unas directrices claras de cómo actuar en las distintas etapas de la pandemia. Esto nos permitió poder adaptarlas a la realidad de cada servicio y evitar la propagación de contagios entre profesionales y usuarios que pudiera provocar el cierre temporal de alguna de las Unidades Dependientes.

En segundo lugar, la motivación y predisposición de los equipos ha sido clave para adaptarnos a esta etapa de tanta incertidumbre. A pesar de las limitaciones en la primera etapa de la pandemia, continuamos atendiendo diariamente a los usuarios a través de reuniones virtuales. Era importante acompañarles y que se sintieran escuchados en un momento donde hubo muchas pérdidas personales, pero también laborales y económicas.

La creatividad y la flexibilidad para adaptarse a los cambios, creo que son competencias fundamentales para trabajar en el tercer sector, y la crisis sanitaria ha sido una oportunidad para ponernos a prueba y crecer en lo profesional y en lo personal.

- Aun así, en estas circunstancias de crisis sanitaria y económica actual, sabemos que los resultados de vuestro trabajo han siendo buenos. ¿En qué momento estáis ahora?

Efectivamente, a pesar de que algunos programas se vieron afectados a nivel de ocupación por la situación de crisis sanitaria, hemos podido seguir trabajando para alcanzar los objetivos de los distintos servicios. Un claro ejemplo de ello son los datos de inserción laboral que hemos conseguido durante el 2021 en las Unidades Dependientes. A pesar de que la mayoría de personas a las que atendemos no disponen de experiencia laboral previa ni de formación específica, el 55% de las personas que iniciaron su proceso en nuestro servicio sin trabajo, obtuvo un contrato laboral.

Actualmente, seguimos trabajando para optimizar al máximo la ocupación de nuestros servicios y ofrecer una segunda oportunidad a personas que, por su historia de vida y su paso por prisión, siguen siendo estigmatizadas y disponen de menos oportunidades. 

- En relación con actividades realizadas desde CERCLES, proyecto que también coordinas, ¿qué tenéis previsto hacer a corto y medio plazo, y con qué objetivos?

Uno de nuestros objetivos para este año es seguir visibilizando el proyecto, y para ello, estamos trabajando en distintas alternativas que esperamos se materialicen próximamente.  Desde la Unidad de Soporte, seguimos trabajando estrechamente con el equipo de investigación, el cual está formado por el Departamento de Justicia, el Centro de Estudios Jurídicos y Formación Especializada (CEJFE) y la Universidad de Barcelona, para seguir teniendo datos objetivos sobre el impacto de nuestra intervención y la reincidencia. Hasta la fecha, se han publicado cuatro informes de evaluación de Cercles, los cuales se pueden consultar en la web del CEJFE.

 Por otro lado, seguimos promoviendo mejoras en el proyecto alineadas con CirclesEurope, que es la agencia registrada de Asociaciones Europeas de “Círculos de Soporte y Responsabilidad”, donde participamos activamente junto con el resto de países que también son miembros como Reino Unido o Bélgica.

- ¿Con cuántos voluntarios/as contáis en estos momentos en CERCLES y qué tareas realizan?

Actualmente, contamos con más de 45 personas comprometidas con los principios de la justicia restaurativa y que creen en la responsabilidad compartida para proteger a la comunidad.

Las personas voluntarias se encargan de ofrecer soporte emocional a la persona penada en esta etapa de transición en la que se encuentra. Se trata de una etapa delicada, ya que debe poner en práctica todas las herramientas que ha adquirido tras su paso por prisión, en un momento donde aparece un mayor estrés emocional, ya que debe encontrar su lugar dentro del entorno familiar y social.

Por otra parte, estas personas conocen muy bien los factores de riesgo que podrían llevar al penado a cometer un nuevo delito, así como, su plan de prevención de recaídas, lo que les permite poder detectar, junto con el profesional que coordina el Círculo, si existe riesgo de reincidencia y anticiparnos para que no haya nuevas víctimas.

Desde CerclesCat, trabajamos bajo dos lemas que debemos tener presente todas las personas que participamos en el proyecto: “No más víctimas” y “No hay secretos” y que son puntos clave en el cual pivota el proyecto para garantizar el éxito.

 - ¿Cuáles dirías que son los mayores retos a los que os enfrentáis en este año 2022?

La crisis sanitaria ha provocado también una crisis económica importante en algunos sectores laborales y que afectan muy de cerca a las personas a las que atendemos. Por este motivo, nos parece interesante poner el foco en 3 ejes para este año.

Por un lado, trabajar de forma más innovadora e intensiva la ocupación laboral, evaluando las dificultades con las que se encuentran nuestros usuarios y continuar trabajando en red con otras entidades del Tercer Sector.

En segundo lugar, intensificar la difusión de todos los programas para garantiza el buen funcionamiento de los mismos e incidir en un cambio de actitud por parte de la sociedad de las personas penadas.

Por último, debemos seguir impulsando la gestión de calidad, la cual nos permite continuar implementando mejoras a través del análisis de los resultados obtenidos y establecer prioridades en la ejecución de los distintos programas.

 - ¿Te gustaría aprovechar esta entrevista para hacer algún otro comentario?

Sí. En estos momentos donde vuelve a aparecer en el debate público y político la ampliación de la prisión permanente revisable, creo necesario que, como profesionales del ámbito social, debemos seguir haciendo pedagogía en nuestro entorno para desechar mitos sobre la delincuencia y la reincidencia.

La función que cumple el voluntariado de CerclesCat, me parece un ejemplo de ello, ya que las más de 170 personas voluntarias que han participado desde los inicios del proyecto, ha contribuido también a que ese mensaje pueda calar en su entorno más cercano, promoviendo un cambio en la visión que puedan tener hacia las personas que han cometido un delito sexual.

En la medida en que la sociedad esté informada sobre la realidad que envuelve a este tipo de delitos, promoverá su integración en la comunidad y facilitará el desistimiento delictivo. Como dijo Dostoyevski, “el grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus presos”.


“Espacio público, pandemia y violencias sexuales: reflexiones críticas sobre el botellón”, temática central de la VIII Jornada Noctámbul@s

El Observatorio Noctámbul@s de la Fundación Salud y Comunidad (FSC) celebrará el próximo 5 de mayo en Barcelona su VIII Jornada Noctámbul@s, denominada “Espacio público, pandemia y violencias sexuales: reflexiones críticas sobre el botellón”. El encuentro, financiado por el Plan Nacional Sobre Drogas (PNSD), se realizará de forma presencial en el Teatro del Casino de Hostafrancs, en horario de 9.30 a 14.30 horas. La jornada contará con interpretación en lengua de signos, gracias a la colaboración del Colectivo Fetesamans.

Los diversos escenarios públicos fortalecidos durante la pandemia han dado lugar a diferentes cuestionamientos sobre las posibles violencias de género que en ellos suceden. Es el caso de las siguientes preguntas: ¿son los espacios de ocio informales más proclives al ejercicio de violencias?, ¿qué papel desempeña el consumo de drogas en estas violencias?, ¿es la configuración urbanística de los espacios públicos neutra al género?, ¿qué aportaciones podemos hacer a este fenómeno desde las perspectivas de género y antiadultista?, ¿cómo se configuran las masculinidades en estos espacios?, ¿han aumentado las violencias sexuales facilitadas por drogas en los últimos años?, ¿cómo podemos intervenir en botellones y otros espacios públicos autogestionados para prevenir y actuar frente a las agresiones sexuales?

A todas estas preguntas quiere contribuir a dar respuesta este octavo encuentro, ya en formato presencial, tras dos ediciones anteriores de la Jornada Noctámbul@s realizadas de forma online, dadas las circunstancias de pandemia.

La jornada contará con la presentación y bienvenida, de 9:30 a 10:00 horas, a cargo de Joan Colom, subdirector general de Drogodependencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña; Marta Álvarez, directora del Área de Adicciones, Género y Familia de la Fundación Salud y Comunidad y Marta Cremades, técnica del Observatorio Noctámbul@s. Posteriormente, a las 10 horas, tendrá lugar la conferencia inaugural por parte de Sara Ortiz (Colectivo Punt 6), titulada “Género, poder y espacio público y festivo: propuestas preventivas desde el urbanismo feminista”.

A continuación, nuestra compañera del Observatorio Noctámbul@s Laia Plaza, presentará los resultados de la encuesta europea “Sexism Free Night” (Noche Libre de Sexismo). El informe de investigación ha sido desarrollado por el Observatorio Noctámbul@s de FSC, entidad que forma parte del proyecto europeo “Sexism Free Night” (prevención de violencias sexuales y promoción de entornos de ocio más seguros e igualitarios). Se trata de un proyecto cofinanciado por el Programa Derechos, Igualdad y Ciudadanía (Rights Equality and Cityzenship, REC).

Tal y como informábamos en una noticia previa, algunos de los principales resultados de investigación de este proyecto, muestran que las formas de violencia simbólica o menos evidente, como la publicidad, las expresiones artísticas sexistas, las bromas sexistas, las miradas fijas sexualizadas continuas o los comentarios sexualizados no deseados parecen estar muy normalizados, naturalizados y generalizados en los entornos nocturnos.

La jornada finalizará con una mesa redonda, de 12.30 a 14:00 horas, denominada “Perspectivas feministas alrededor del botellón, el uso de drogas, el ocio y las resistencias a las violencias sexuales”, en la que, de la mano de diferentes expertas, es el caso de nuestra compañera Ana Burgos, coordinadora del Observatorio Noctámbul@s, se abordarán diversos aspectos de gran interés: juventud y drogas; representaciones mediáticas de las violencias sexuales mediante sumisión química; masculinidad, violencias sexuales y espacios festivos, así como estrategias de actuación frente a las violencias sexuales a los botellones y otros espacios públicos.

La asistencia al encuentro es gratuita, si bien es necesaria la inscripción previa, a través de este formulario (aforo limitado).

La jornada será grabada y los videos estarán disponibles, tras la realización de la misma, en el Canal Drogas&Género de la Fundación Salud y Comunidad, gracias a la Cooperativa de Técnicas, entidad colaboradora del Observatorio Noctámbul@s.


Entidades sociales y mundo académico trasladan al Parlamento de Cataluña una propuesta de ley para hacer frente al sinhogarismo

La propuesta de ley ha sido presentada recientemente en el Parlamento de Cataluña para hacer frente al sinhogarismo, tratando de dar respuesta de esta forma a la situación de las personas que viven en la calle, pernoctan en albergues o se alojan en equipamientos temporales. El texto legal garantiza su derecho a disponer de un espacio residencial digno y es pionero en Europa, en cuanto a la protección legal, centrándose en las situaciones de sinhogarismo más cronificadas. La ley también regulará las actuaciones y los servicios que las administraciones públicas deberían desarrollar en Cataluña para garantizar los derechos de las personas sin hogar.

Recientemente, diversas entidades (Assís Centro de Acogida, Arrels Fundación, Cáritas Cataluña, la Comunidad de San Egidio y San Juan de Dios Servicios Sociales) han presentado en el Parlamento de Cataluña una propuesta de ley para hacer frente al sinhogarismo de manera urgente. El texto legal ha sido impulsado y dirigido por Antoni Milian Massana, Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), con la colaboración de Vicenç Aguado Cudolà, Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Barcelona (UB) y docentes de ambas universidades.

La propuesta de texto legal de medidas transitorias y urgentes para hacer frente y erradicar el sinhogarismo ha entrado por registro en el Parlamento de Cataluña como proposición de ley firmada por la mayoría de los partidos del arco parlamentario, con el fin de que sea discutida y aprobada. Además, el texto cuenta con el apoyo de 35 entidades de primer, segundo y tercer nivel del ámbito social y de 5 colegios profesionales.

La ley se dirige especialmente a dar una respuesta a aquellas personas que sufren una situación de sinhogarismo más crónico y con mayor dureza. Por este motivo, el texto elaborado pretende hacer frente a las situaciones que se corresponden con las tres primeras subcategorías operativas de la clasificación europea ETHOS, tal y como se señala en la nota de prensa emitida por las entidades sociales participantes en su elaboración.

Concretamente, se trata de las personas que viven en la calle en Cataluña, que pasan la noche en recursos nocturnos o viven en equipamientos específicos para personas sin hogar, permitiendo un tratamiento legal homogéneo e integral de la problemática.

En 2016, se estimaba que cerca de 10.000 personas vivían en situación de sin hogar (subcategorías ETHOS 1, 2 y 3). En concreto, 2.855 vivían en un espacio público o a la intemperie, 4.120 pernoctaban en un albergue, forzadas a pasar el resto del día en un espacio público, y 2.982 vivían en centros o albergues para personas sin hogar o alojamientos temporales.

Las entidades promotoras de la iniciativa consideran que la cifra ha aumentado exponencialmente durante estos seis años, estimando que 18.000 personas se encuentran actualmente en esta situación (un 80% más con relación al año 2016).

El objetivo de esta propuesta de texto legal es poner fin a la situación que viven las personas que duermen en las calles de pueblos y ciudades de Cataluña, logrando la protección, promoción y emancipación plena de las personas sin hogar, así como regular por ley las actuaciones y servicios que las administraciones públicas catalanas deberían llevar a cabo para garantizar los derechos de las personas sin hogar.

La propuesta de texto legal es una novedad en el contexto legislativo europeo, ya que introduce el fundamento de derecho para asegurar la dignidad de las personas sin hogar. En concreto, añade el concepto de espacio residencial digno para todas las personas que se encuentran en las tres primeras subcategorías operativas de la clasificación europea ETHOS, garantizando en el plazo de dos años el derecho a disponer de un espacio residencial digno o una vivienda autónoma.

Desde la Fundación Salud y Comunidad (FSC) valoramos esta propuesta de ley que ha sido posible gracias a la suma de esfuerzos entre las entidades sociales y el mundo académico, aportando soluciones concretas para asegurar la dignidad y la humanidad en el trato a las personas sin hogar.

Además, consideramos que se trata de una “iniciativa pionera en el contexto legislativo europeo que puede constituir un nuevo fundamento en la vertebración del Estado de Bienestar” para favorecer el ejercicio de los derechos de las personas sin hogar, tal y como señalan las entidades sociales que han participado en su elaboración.

Se espera que la votación se realice "lo antes posible" en el Parlamento de Cataluña y que la ley "pueda estar plenamente en vigor a finales de año".

Podéis consultar aquí la propuesta de ley.


FSC participa en una jornada de intercambio y aprendizaje presencial entre miembros de organizaciones socias en el proyecto "World Wide Inclusive Web(site)"

Un grupo de profesionales del Área de Drogas, Género y Familia de la Fundación Salud y Comunidad (FSC), está asistiendo estos días en Viena, junto a otras entidades de Bélgica, Austria y Grecia, a un encuentro internacional del proyecto “World Wide Inclusive Web(site)” (WWIV) sobre intercambio de prácticas terapéuticas creativas para la inclusión de personas con conductas adictivas, proyecto en el que participa la Fundación Salud y Comunidad (FSC). La experiencia está siendo muy gratificante, abordándose, entre otros aspectos, cuestiones relacionadas con la atención a las personas con conductas adictivas y el trabajo inclusivo, a través del arte.

Tal y como señalábamos en noticias previas, el “World Wide Inclusive Web(site)” es un proyecto financiado por el Programa Erasmus + de la Unión Europea para fomentar el desarrollo e inclusión de competencias, a través de la creatividad y las artes, realizado en colaboración con entidades de otros tres países: OXOt, en Bélgica, INMAD, en Austria y el Centro de Prevención de la Prefectura de Larisa, en Grecia.

En esta ocasión, esta jornada ha sido organizada por la entidad INMAD de forma presencial en Viena, a través de una serie de encuentros de trabajo relacionados, en los que están participando nuestros/as compañeros/as del Área de Drogas, Género y Familia, junto a profesionales de estos tres países, con el objetivo de aprender herramientas para poder ayudar a las personas usuarias de servicios gestionados por nuestra entidad, a través del arte.

Concretamente, se está trabajando con una técnica denonimada "Regenerative Life Facilitator", basada en 8 recursos personales. “Cada día nos dan a conocer algunos de estos recursos y aprendemos técnicas a través del arte para poder trabajarlos. Consideramos que esto nos puede ser de mucha utilidad, sobre todo en nuestro trabajo en el Centro de Día Crisálide, en Barcelona, que combina las actividades creativas con la inclusión social”, señala Gemma Maudes, adjunta a la dirección de área.

Por otra parte, reconoce que “este encuentro nos va a facilitar herramientas para poder apoyar a las personas usuarias que acuden a otros servicios”. Es el caso de los pisos terapéuticos “Cosmos” y “Teodor Llorente”, servicios gestionados y dirigidos por FSC.

La idea central del proyecto WWIV gira en torno a fomentar la creación de comunidades inclusivas: la creación de pequeños grupos sociales dentro de comunidades locales; el desarrollo de proyectos creativos (teatro, pintura, artesanía, etc.) dirigidos a personas vulnerables; y la creación de una plataforma en línea que apoye y facilite los proyectos creativos. Su objetivo general es crear comunidades inclusivas donde interactúen personas que sufren conductas adictivas, trastorno mental o se encuentran en situación de riesgo o exclusión social con la población general.

El programa tiene como fin establecer una cooperación que combine la creatividad artística con funciones rehabilitadoras y preventivas. Y, a largo plazo, se pretende establecer vínculos sostenibles entre las organizaciones socias para seguir cooperando en este ámbito de importancia crucial para los servicios y proyectos que desarrollamos.


Las enfermeras del CAS Brians del Centro Penitenciario de Brians 1, finalistas de la 1ª edición del Premio Néstor Bereciartu

El Centro de Atención y Seguimiento (CAS) en Drogodependencias del Centro Penitenciario de Brians 1, servicio gestionado por la Fundación Salud y Comunidad (FSC) en Barcelona, financiado por el Servicio Catalán de Salud (CatSalut), ha vuelto a ser noticia por la gran labor que realiza con los usuarios del servicio. Concretamente, las enfermeras que trabajan en este recurso fueron galardonadas el pasado día 22 de abril como finalistas de la primera edición del Premio Néstor Bereciartu, convocado por la Revista ROL de Enfermería.

 Las enfermeras  del  CAS Brians del Centro penitenciario  Brians 1, fueron galardonadas por el artículo “Atención de enfermería a usuarios de drogas en prisión”, en el que ponen de manifiesto la importancia de la intervención de enfermería para mejorar la calidad de vida de los usuarios de drogas, publicándose este trabajo en la Revista Rol de Enfermería, concretamente en el número de enero de 2022 y recibiendo además un diploma conmemorativo.

En las bases del premio, se exponía que se iban a valorar los mejores manuscritos sobre experiencias clínicas ante las diferentes dimensiones de la salud o la enfermedad, que se describen en este artículo, desarrollándose también los pilares fundamentales de la atención de enfermería a personas consumidoras de drogas en prisión.

Estos pilares, tal y como se señalan en el artículo, son:

  1. Promocionar los programas de reducción de daños. Las enfermeras gestionan el programa de mantenimiento con metadona, el programa de intercambio de jeringuillas o intervenciones de educación para la salud, entre otros, con el fin de dar cobertura a las necesidades sociosanitarias de las personas consumidoras de drogas en prisión.
  2. Establecer una buena relación terapéutica enfermera-usuario. Las enfermeras realizan un acercamiento a la población penitenciaria para tender puentes y fortalecer la adherencia de las personas consumidoras a los programas de reducción de daños. Para ello, se establece una relación terapéutica positiva mediante el seguimiento y acompañamiento de las necesidades psicosociales.
  3. Defender el acceso a la salud. La intervención de las enfermeras facilita el acceso de las personas consumidoras a otros recursos sociosanitarios del medio penitenciario y a la comunidad. En este sentido, las profesionales defienden este modelo de actuación, con el fin de reducir la estigmatización y la hostilidad hacia estas personas en el medio penitenciario.

Nuestras compañeras de FSC subrayan, desde su experiencia, la importancia de intensificar y promocionar este modelo de atención, dirigido a personas consumidoras privadas de libertad. Por este motivo, recomiendan una mayor inversión en formación especializada de profesionales de enfermería para una actuación sobre drogas más eficaz en el medio penitenciario.


FSC presenta la experiencia de la dimensión formativa del proyecto europeo “El Día Después” en una jornada de la UB sobre jóvenes migrantes no acompañados

La Fundación Salud y Comunidad (FSC), junto con el Grupo Lagunduz, han participado recientemente en la jornada de contraste de profesionales del Programa de Intervención Social y Educativa con niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados del Estado Español. Esta jornada, organizada por el grupo motor de investigación I+D sobre menores migrantes no acompañados: Situación actual, circuito de atención y modelos de intervención social y educativa para la inclusión, dirigido por las doctoras Violeta Quiroga y Eveline Changas, así como otros colegas, se llevó a cabo en el Campus Mundet de la Universitat de Barcelona (UB).

La jornada que tuvo como objetivo la construcción y validación de itinerario(s) de atención integral de jóvenes migrantes no acompañados, transcurrió a través de dos espacios. En un primer espacio, se dio a conocer la propuesta de un itinerario de atención integral de jóvenes migrantes que posteriormente se debatió en pequeños grupos entre los/as profesionales que asistieron para su validación y, en un segundo espacio, se presentaron las dimensiones instrumentales: documental, formativa y laboral.

De esta forma, se tomó como referencia la dimensión formativa de la experiencia del proyecto europeo “El Día Después” (DAF Project, del inglés: The Day After Project), financiado por el programa Erasmus + de la Unión Europea y liderado por la Fundación Salud y Comunidad.

En la presentación de este proyecto, participaron nuestros compañeros Sergio Castelló, responsable de la iniciativa EDD 3+, junto a Daniel Montiel y Daniel Urbina, profesionales también de FSC, refiriéndose a la importancia del fomento de un itinerario formativo conjunto a nivel europeo, a partir de la guía de referencia ya validada y presentada en este proyecto.

El acto contó con la presencia de directivos del Área de Atención a la Infancia y la Adolescencia de FSC, así como del Grupo Lagunduz, en representación de los diferentes servicios de atención directa de estas entidades a nivel estatal, así como con profesionales técnicos de distintos centros gestionados y dirigidos por las mismas que contribuyeron con su experiencia profesional al debate sobre las necesidades y objetivos que debemos marcarnos en cada una de las fases de atención integral con estos/as jóvenes. Para ello, tal y como se señaló, se ha de reforzar tanto la intervención en “calle” como la atención en emergencia, la atención en acogida, la atención en integración y la atención en emancipación.

Asimismo, durante la jornada, nuestros compañeros Sergio Castelló, Daniel Montiel y Daniel Urbina expusieron tanto el marco de referencia del contexto actual de la situación de los/as jóvenes bajo el sistema de protección, sus necesidades y dificultades en su integración que determina una intervención más especializada en estos/as jóvenes, como el modelo de currículum de formación (Plan formativo).

Cabe recordar que este modelo está dirigido a jóvenes menores de edad, atendidos bajo el Sistema de Protección en servicios de atención a la infancia y adolescencia y que tienen un riesgo de exclusión socio-laboral. Este modelo se ha diseñado de forma conjunta por todas las entidades participantes del proyecto y se ha compartido entre los países de España, Italia y Grecia.

Su objetivo es promover la obtención de competencias clave para favorecer la transición de la adolescencia/ juventud a la edad adulta y facilitar el acceso al mercado laboral, después de alcanzar la mayoría de edad, con una modalidad, especialmente dirigida a adolescentes migrantes.

Como señalábamos en una noticia previa, se trata del segundo producto, desarrollado a través de esta iniciativa, tras la publicación el pasado mes de octubre de una guía de referencia para la integración social y laboral de las y los jóvenes que se encuentran en el Sistema de Protección de menores.

La iniciativa “El Día Después” tuvo una gran acogida por parte de los/as asistentes a la jornada, tanto por el grupo de investigación de la Universidad de Barcelona con el que se ha trabajado, como por el personal técnico de atención directa a jóvenes migrantes, tal y como se puso de manifiesto a través de diferentes reflexiones en el turno libre de preguntas.

La jornada finalizó con el agradecimiento de la Dra. Violeta Quiroga a todos/as los participantes en esta sesión que ha puesto el punto final a más de un año y medio de trabajo, con la creación de grupos motores que han permitido validar un itinerario de atención integral a jóvenes migrantes en todo el territorio estatal.


La Residencia de Acogida de niños, niñas y adolescentes "Els Estels" realiza dos talleres de sensibilización sobre discapacidad visual impartidos por la ONCE

La Residencia de Acogida de niños, niñas y adolescentes (NNA) “Els Estels” de Alicante, gestionada y dirigida por la Fundación Salud y Comunidad (FSC), en consorcio con el Grupo Lagunduz, ha realizado dos talleres de sensibilización sobre discapacidad visual, impartidos por la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). En estas sesiones, se explicaron diversos conceptos y se utilizaron distintas dinámicas que lograron despertar el interés y generar empatía en los/as NNA, así como su participación activa para conocer las experiencias de personas con ceguera o deficiencia visual que, además, fueron contadas en primera persona, a través de vídeos.

 Los pasados días 9 y 10 de febrero, tuvieron lugar dos talleres de sensibilización, en el servicio, impartidos por representantes de la ONCE en Alicante, dirigidos al grupo educativo de mayores de “Els Estels”, con edades comprendidas entre los 14 y 17 años y, por otro lado, se adaptó el taller al grupo educativo de pequeños, con edades entre los 6 y los 14 años.

Una vez más, se ha considerado de interés que los/as NNA conozcan diferentes colectivos y se conciencien con las diferentes realidades existentes, siendo estos talleres un complemento a su formación reglada. Por este motivo, se retomó la coordinación previa, existente año atrás con la ONCE, ya que que los actuales usuarios/as del servicio no habían realizado esta actividad.

El taller planteado estuvo basado en actividades dinámicas donde los propios NNA, pudieran conocer de primera mano las barreras aún existentes en la actualidad para este colectivo. También, para que pudieran familiarizarse con los materiales adaptados, pudiendo utilizar un bastón guía, realizar lecturas en braille o usar antifaces, gafas de visión amplia, etc.

Por otra parte, visionaron diferentes vídeos con diversas finalidades, a través de los que se pretendía generar también debate entre los/as adolescentes, de manera que estos/as pudieran expresar su opinión y se pudiera crear pensamiento crítico. En estos vídeos, se dio a conocer cómo es la vida de las personas con discapacidad visual, logrando concienciar sobre las dificultades a las que estas personas se enfrentan.

También, se explicó cómo se les apoya desde la organización, ofreciéndoles los medios y recursos necesarios para que puedan alcanzar el máximo nivel de bienestar y autonomía, que les permitan su plena inclusión en la sociedad, también a través de la prestación de una amplia oferta de servicios sociales.

Asimismo, en ambos grupos educativos, se realizaron debates respecto a los medios técnicos que los/as menores consideraban adecuados, previa visualización de los vídeos, y que, tras verlos, generó un cambio en su perspectiva, con toda la información que se les ofreció. Además, las dinámicas sensibilizaron a los NNA, generando empatía, a través de la puesta en práctica de las limitaciones diarias que tiene este colectivo.

Por otro lado, “se amplió el conocimiento por parte de nuestros NNA, respecto a las diversas minusvalías visuales existentes y cómo poder ayudar a las personas con ceguera, a través de unas pequeñas recomendaciones para una interacción natural y espontánea con las personas con discapacidad visual”, señalan desde el servicio.

La participación por parte de los dos grupos fue activa y respetuosa, asistiendo todos los/as residentes. “Además, varios de los NNA, están vinculados a este colectivo a través de familiares, de manera que este hecho resultó enriquecedor para el grupo en su conjunto, ya que expusieron sus propias experiencias, siendo el grupo de pequeños al que más impactó este taller, debido a un mayor desconocimiento por la etapa evolutiva en la que se encuentran”, explican.

En cualquier caso, la actividad tuvo muy buena acogida por todas y todos los residentes y cumplió con su objetivo de sensibilización, informando al tiempo sobre la misión principal de la ONCE, la mejora de la calidad de vida de las personas ciegas o con discapacidad visual.


FSC presenta el informe de investigación del proyecto “Sexism Free Night” sobre la violencia sexualizada en entornos de ocio nocturno en Europa

El informe ha sido desarrollado por el Observatorio Noctámbul@s de la Fundación Salud y Comunidad (FSC), entidad que forma parte del proyecto europeo “Sexism Free Night” (prevención de violencias sexuales y promoción de entornos de ocio más seguros e igualitarios). Se trata de un proyecto europeo cofinanciado por el Programa Derechos, Igualdad y Ciudadanía (Rights Equality and Cityzenship, REC), impulsado por un consorcio formado por promotores de ocio nocturno, entidades sin ánimo de lucro, como ReGeneration, Kosmicare, ClubComission, así como FSC, y la Universidade Católica Portuguesa, como líder del proyecto.

El proyecto “Sexism Free Night” tiene como objetivo promover entornos de ocio nocturno más seguros e igualitarios, desde una perspectiva de género en la promoción de la seguridad, la diversidad y las experiencias positivas para mujeres, hombres y personas trans y no binarias.

Con este fin, se ha realizado una investigación que explora las intersecciones entre la violencia sexual, los entornos de ocio nocturno y el consumo de drogas en Europa. Ello permite aumentar el conocimiento sobre el sexismo y la cultura de la violencia en entornos de fiesta en diferentes regiones europeas, así como sobre las políticas implementadas en el ocio nocturno para promover entornos más seguros e igualitarios.

La actividad de investigación se basó en una encuesta web a escala europea, con el fin de recabar información sobre la prevalencia del sexismo y la violencia sexual en personas mayores de 18 años en Europa, y analizar, a partir de las más de 4.500 respuestas válidas, que completaron la encuesta en su totalidad y fueron consideradas para el análisis.

También se recogió información sobre las intersecciones de la prevalencia del sexismo y la violencia sexual con factores clave específicos, como los patrones de consumo de drogas, participación en entornos de ocio nocturno y fiesta, movilidad nocturna y creencias sobre la violencia sexual.

La encuesta se tradujo a ocho idiomas diferentes (inglés, español, francés, portugués, serbio, alemán, letón y esloveno) y se implementó en el período comprendido entre el 25 de noviembre y el 31 de diciembre de 2020. Las preguntas contemplaban cuestiones relativas al ocio nocturno y a los espacios de fiestas, antes de la pandemia por el COVID-19, así como también en un contexto de aislamiento social, motivado por la crisis sanitaria internacional (por ejemplo, en pequeñas fiestas, reuniones en casa o en espacios públicos con amigos/as, fiestas informales, videollamadas y eventos en directo).

Algunos de los principales resultados de investigación muestran que las formas de violencia simbólica o menos evidente, como la publicidad, las expresiones artísticas sexistas, las bromas sexistas, las miradas fijas sexualizadas continuas o los comentarios sexualizados no deseados parecen estar muy normalizados, naturalizados y generalizados en los entornos nocturnos.

Las mujeres encuestadas (46,46 %) y las personas con identidades de género transgénero y no binarias (30,01 %) informaron haber experimentado siempre o con mucha frecuencia alguna forma de violencia sexual normalizada cuando salían de noche, en comparación con los hombres (12,4 %).

Según señalan desde el proyecto europeo “Sexism Free Night”, los resultados de esta investigación no niegan que la violencia sexualizada también la viven los hombres, si bien inciden en que la violencia sexualizada tiene género. La mayoría de las mujeres (74,8 %) y las personas con identidades de género transgénero y no binarias (65,7 %) informaron tener miedo a las agresiones sexuales en los ambientes nocturnos por parte de una persona de un género específico, que en más del 95% de los casos, se trataba de uno o varios hombres. En cuanto a los hombres encuestados, el 88% de los mismos no reportaron este miedo.

Los resultados de este informe han sido utilizados para dar forma al contenido de la formación europea, dirigida a profesionales del ocio nocturno, organizadores/as de festivales y profesionales del ámbito de las drogas, así como para el diseño de la campaña europea de difusión.

Haz click sobre la imagen para descargar el informe:

Haz click para descargar el informe