Con motivo de las fiestas navideñas, hemos entrevistado a Rocío Castillo, trabajadora auxiliar de las Viviendas especializadas para adultos tutelados en La Rioja gestionadas por la Fundación Salud y Comunidad (FSC), que nos ha explicado las actividades que se han realizado durante estas fechas, contando para ello con gran implicación de los usuarios/as. Las viviendas en las que residen están destinadas a la atención integral de personas mayores de edad diagnosticadas de una patología mental e incursas en un procedimiento judicial de modificación de la capacidad, cuya guarda se haya encomendada por los Tribunales a la Fundación Tutelar de La Rioja.

– Rocío, ¿qué destacarías de las actividades que habéis organizado con motivo de la Navidad y de la participación de los usuarios/as en ellas?

Hemos realizado dos actividades: una de manualidades, en la que decoramos la vivienda con decoración típica navideña: espumillones, dibujos con motivo de la Navidad que coloreamos entre todos/as, pompones (bolitas de lana) hechas por nosotros/as, etc. En esta primera actividad incluimos una charla informal sobre la Navidad, y también realizamos una segunda actividad que consistió en una salida saludable y comunitaria: visitar el Belén del Ayuntamiento de Logroño.

En cuanto a la participación, fue alta y se implicaron mucho en ello, resultando experiencias muy positivas, por todo lo que les aportaron, según percibí, destacando la ilusión que le pusieron a ambas. En la decoración del piso participaron 7 personas y en la visita del Belén 10.

Centrándonos en la primera actividad, ¿qué valores y conductas educativas os propusisteis trabajar, de acuerdo con los objetivos establecidos en la misma? 

El objetivo principal era participar de los preparativos de la Navidad decorando el piso con objetos navideños. La decoración ayuda a sentir más cerca la Navidad y a vivir estas fechas con ilusión, y con esta idea nos pusimos a trabajar en fechas previas.

A través de esta actividad, trabajamos valores como el compañerismo, la organización, la paciencia y conductas educativas como respetar el turno de palabra, la escucha activa, también trabajamos aspectos relacionados con la memoria y el recuerdo.

En este sentido, realizamos una charla informal sobre la Navidad, que les permitió recordar cómo celebraban la Navidad con sus familias, que era lo que más les gustaba, qué rituales familiares compartían… en la que tuvo un papel importante la comunicación entre ellos/as, mostrándose abiertos y receptivos.

– ¿Y qué te comentaron?

Durante la charla, un usuario, Patxi, nos explicó lo bonito y enorme que es el Belén que ponen en Vitoria y lo que le había gustado visitarlo; otra usuaria, Aida, nos enseñó fotos y nos dijo que no le gustaba la Navidad porque faltaba su madre, pero aun así quiso expresar este sentir con el grupo y se animó a participar en la actividad. Otro usuario, Jesús, nos habló de cómo había disfrutado de la Navidad en su pueblo, Ábalos en La Rioja, compartiendo detalles significativos para él.

Se creó un ambiente muy bonito, algunos/as animaron al grupo a comentar recuerdos, otros/as enseñaron fotos de cuando eran pequeños/as y compartieron pequeñas anécdotas… fue una lluvia de recuerdos que animó mucho la actividad de decoración, contagiándose el grupo de alegría por las vivencias de recuerdos positivos que habían vivido junto a sus familias.

– ¿Y cómo viviste tú esta actividad en la que tuvo esta importancia la comunicación?

Para mí fue una sorpresa, y creo que también para ellos/as, ver cómo se iban animando a participar y lo amena que se iba haciendo, gracias a este intercambio de anécdotas, vivencias…yendo más allá de la actividad de decoración.

Por otra parte, no había tratado con personas mayores de edad diagnosticadas de una patología mental hasta llegar a este trabajo, en el que llevo dos meses que para mí han sido muy intensos, y te puedo decir que a nivel personal estoy aprendiendo mucho de ellos/as por todo lo que me cuentan y aportan, ya que son mayores que yo y llevan más vivido.

El trato directo con ellos/as también permite desmontar mitos por el rechazo social que, desgraciadamente, todavía tiene este colectivo; por ejemplo, en el caso de las personas con esquizofrenia, si bien mi experiencia es que los usuarios/as de esta vivienda son muy respetuosos/as y me siento plenamente tranquila con ellos/as por el clima de confianza que se ha logrado.

En cuanto a la segunda actividad que nos adelantabas, ¿qué destacarías? 

Especialmente, la peculiaridad del Belén del Ayuntamiento de Logroño, ya que está diseñado a tamaño “casi real” y con maquetas de edificios emblemáticos de la ciudad (Concatedral La Redonda, Iglesia de San Bernabé, Las rocas de Quel, el Castillo de Clavijo…).

En este caso, la participación también fue muy buena, mostrando gran interés.  Dimos un paseo observando cada una de las maquetas y preguntábamos si conocían la escena o el lugar y que opinión tenían sobre ellas. Hablaron en general de los belenes que conocían y que eran peculiares en su presentación, como el de San Sebastián o el Belén eléctrico de la localidad riojana de Sorzano…

Además, hicimos un pequeño juego tratando de enumerar las distintas figuras, al tiempo que ellos/as iban dando su opinión, contaban aspectos personales, compartían recuerdos o lo que les sugerían las distintas figuras del belén.

 – El objetivo de esta segunda actividad parece que también estuvo en la línea de la anterior, tratando de incentivar un espacio complementario de comunicación.

Sí, así fue. El objetivo era ver el Belén en grupo, compartiendo anécdotas y detalles entre ellos/as y también estuvieron muy participativos. Se trataba de crear un espacio de convivencia entre los compañeros/as del piso, vivir la Navidad y construir recuerdos conjuntos, trabajando valores como la colaboración o el respeto.

Nos impresionó la memoria de algunos usuarios como es el caso de Jesús, haciendo la comparativa con el belén que pusieron el año pasado, si había habido cambios, por ejemplo, en detalles como las figuras de los animales, si había estos u otros animales. Otros/as dijeron que ya conocían este belén pero que volvían a descubrir cosas nuevas, etc. 

– A modo de balance de estas actividades, ¿qué nos dirías?

Destacaría la utilidad que ha tenido para ellos/as por los valores y conductas educativas que se han trabajado y los resultados obtenidos; también el comportamiento que han tenido durante el desarrollo de las mismas y la buena valoración que hicieron de las mismas, salieron muy contentos/as.

En la línea de lo comentado, en estas actividades, hemos tratado de incentivar la comunicación entre los usuarios/as a través de valores como el respeto mutuo, la cooperación y el compañerismo, con lo que siempre se consigue estrechar lazos entre ellos/as. En este sentido, nuestra valoración no puede ser mejor.

Privacy Preference Center