Beatriz Granados, Licenciada en Psicología por la Universidad de Murcia, es desde hace 12 años la coordinadora del Programa de acogimiento familiar de Urgencia-Diagnóstico CANGUROS, gestionado y dirigido por la Fundación Salud y Comunidad (FSC) en Murcia, si bien empezó a trabajar años antes en este servicio como psicóloga. En la entrevista, nos acerca a este programa que tanta satisfacción personal y profesional le ha aportado durante estos años. Acompañar y apoyar a las familias de origen para que superen las dificultades que ha ocasionado la separación de sus hijos/as y orientar a las familias acogedoras, ofreciéndoles pautas de crianza basadas en el buen trato a la infancia, son algunos de los objetivos de este programa.

 – ¿Desde cuándo coordinas el Programa de acogimiento familiar de Urgencia-Diagnóstico CANGUROS y cuáles dirías que son tus funciones principales?

Desde el año 2007 llevo a cabo las funciones de gestión de medios y recursos para que los/as menores y sus familias estén lo mejor posible y puedan atender adecuadamente sus necesidades.

– ¿Qué es una familia canguro?

Es una familia que esté dispuesta a compartir su hogar con niños/as de 0-6 años por un tiempo, proporcionándoles un ambiente familiar y afectivo.

– ¿Qué perfil o requisitos ha de cumplir una familia canguro?

Cualquier persona o familia que ofrezca un ambiente familiar y afectivo adecuado para un niño/a, de acuerdo con los criterios establecidos por el organismo de protección de menores.

Los requisitos y condiciones son los siguientes:

– Parejas o familias monoparentales, de entre 25 y 55 años, que quieran y puedan, por sus actividades profesionales, participar voluntariamente en el Programa de Familias Canguro.

– Todas las familias pasarán voluntariamente por un intenso periodo de formación y valoración, hasta ser evaluadas como idóneas.

– Las familias deberán tener experiencia en la educación y crianza de hijos/as en edades similares a los menores que sean acogidos, deberán comprometerse formalmente y aceptarán ser orientadas para conseguir el objetivo del programa.

– Deben tener un entorno social, psicológico y educativo favorable, así como medios económicos suficientes para abordar inicialmente estas estancias de urgencia en sus hogares.

– Al menos uno de los dos cónyuges deberá dedicar atención completa y diaria durante el tiempo que dure el acogimiento, conociendo y admitiendo la temporalidad y los objetivos de dicha estancia en su hogar, durante la cual se valorará con su ayuda el diagnóstico más adecuado.

-De tratarse de una familia monoparental, deberá dedicar la misma atención que se exige en el caso de una pareja.

– Dado que uno de los requisitos es que las familias estén dispuestas a participar en el curso de formación en el que se les informa sobre las características del acogimiento. ¿Qué más nos podrías concretar sobre la formación?

Se trata de un total de 4 sesiones teórico – prácticas de 3 horas de duración, en las que se prepara a las familias para formar parte del acogimiento. Una vez finalizadas estas sesiones, se procede a realizar la valoración de las mismas.

El proceso de valoración consta de una entrevista psicológica con los correspondientes cuestionarios psicológicos y una entrevista social en el domicilio de las familias. Una vez superado el proceso de valoración, se determina si la familia es adecuada o no, para formar parte de la bolsa de familias canguro. Para ello, se realiza un informe en el que se recoge toda la información obtenida.

– ¿Cada cuánto tiempo soléis hacer estas formaciones?

No hay una fecha concreta para realizar la formación, siempre que haya un grupo de familias disponibles se imparte un curso.

– ¿Qué destacarías como principales logros del programa durante este tiempo?

La evolución que se produce en los/as menores a todos niveles, somos conscientes de los beneficios que supone vivir en una familia de acogida y más, a edades tan tempranas.

Está demostrado que la familia es el hábitat natural de las personas, y el medio idóneo para el crecimiento y el bienestar de todos/as, especialmente de los menores.

– ¿Cuáles son los beneficios más importantes del acogimiento familiar para los menores?

El hecho en sí de que los menores vivan en un ambiente familiar normalizado ya es terapéutico y repara el daño emocional que presentan, a consecuencia del maltrato previo que sufrieron. En estos años de trabajo, hemos podido observar los beneficios del acogimiento en su desarrollo emocional, afecto, motor y físico. La atención, el afecto y cariño que los niños/as reciben en el seno de la familia, contribuye a que puedan desarrollar un apego seguro.

– ¿Cuántas profesionales integráis el equipo de trabajo y cuáles son los perfiles?

El equipo está formado por un equipo multidisciplinar, 2 trabajadoras sociales, una psicóloga y coordinadora.

– ¿Cuáles dirías que han sido las dificultades más frecuentes con las que os habéis encontrado durante el proceso de acogida?

Dificultad como tal ninguna, pero sí quiero destacar el esfuerzo que desde el equipo se hace para dar a conocer el acogimiento familiar y poder mantener una amplia bolsa de familias disponibles. Es un recurso todavía desconocido para la población en general.

– ¿Qué te ha aportado trabajar con las familias, tanto biológicas como acogedoras durante todo este tiempo?

Me ha aportado una satisfacción muy grande, que me motiva en el día a día del trabajo diario. Es muy enriquecedor trabajar con personas y con todo tipo de familias. Con las acogedoras es emocionante ver cómo se implican con los/as menores, el cariño incondicional que les ofrecen, lo generosas que son… y con las bilógicas, es de admirar y respetar como algunas familias finalmente asumen su responsabilidad y piden ayuda para cambiar su situación y poder recuperar a sus hijos/as.  Me quedo con esa imagen del retorno, con las caras de satisfacción.

– ¿Qué le dirías a una persona que después de leer tu entrevista se está planteando ser familia acogedora?

¡Que se anime, que sí se puede!, que contacten con nosotros/as y ya les informaremos. La formación inicial ayuda a reducir los miedos que algunas familias presentan al principio y, sobre todo, les diría que escuchen los entrañables testimonios de las familias.

– ¿Cómo podrían ponerse en contacto con el programa las personas interesadas en participar?

Se pueden poner en contacto con nosotros/as en el teléfono 968 209 628, a través de las redes sociales en nuestro perfil “Acogimiento familiar Murcia” o por correo electrónico (coord.canguro@utelagunduzfsyc.org), como prefieran.

–  Para finalizar, ¿cómo crees que podría mejorar el sistema de acogida familiar que existe actualmente en nuestro país?

A través de la sensibilización a la población. La cultura del acogimiento familiar queda muy distante de otros países, como por ejemplo es el caso de Holanda, donde está más avanzada. Las personas deben conocer la realidad del acogimiento y ayudar a estos/as menores en la medida en que puedan, ya que son nuestro futuro y es ahora, desde pequeños/as, cuando debemos intervenir y ayudar.

Privacy Preference Center