Durante la crisis sanitaria generada por el COVID-19, se ha llevado a cabo un proyecto basado en la musicoterapia en la Residencia y Centro de Día “Els Arcs” de Figueras (Gerona), de titularidad de la Generalitat de Cataluña, gestionada y dirigida por la Fundación Salud y Comunidad (FSC).

Uno de los principales objetivos de este proyecto, enmarcado en la actividad “Ringsistiré”, impulsada por FSC en todos los centros de mayores, está directamente relacionado con los efectos beneficiosos que tiene la música en las personas mayores.

Si bien, antes explicaremos, en líneas generales, en qué consiste la actividad “Ringsistiré. Con la alerta sanitaria, nuestra entidad decidió incrementar la dotación del equipo profesional del Área de Atención Psicosocial, al igual que hizo con otros perfiles profesionales, dentro de las posibilidades y en aquellos centros residenciales que así lo precisaran, y en los que fuera factible. El perfil profesional que se aportó, dadas las circunstancias, fue preferentemente, el de psicólogo/a o el de musicoterapeuta.

Mediante esta figura, se buscó aumentar la comunicación en los distintos servicios entre familiares y residentes. Con este fin, se habilitó un enlace en la web de nuestra entidad para que, desde los diferentes servicios de atención a personas mayores, pudieran intercambiar archivos con los familiares. Estos archivos podían ser tanto imágenes, como en formato de audio y vídeo.

En esta ocasión, vamos a conocer en concreto el proyecto que se ha desarrollado en la Residencia y Centro de Día “Els Arcs” de Figueras, cuya finalidad ha sido acompañar y hacer la vida mejor a los usuarios/as durante el tiempo de confinamiento, dentro de las dificultades por las que se estaba atravesando en nuestro país, tratando de fomentar la comunicación entre ellos/as y sus familiares, a través de las nuevas tecnologías, en la línea de los objetivos específicos de la actividad mencionada.

La directora de este centro, Maleni Cisneros, nos cuenta que «han sido unos meses muy duros, pero gracias a Víctor García, musicoterapeuta, y a este proyecto, las personas mayores han cantado, han bailado… hemos observado reacciones de mayores con la música que nos han sorprendido gratamente, echaremos de menos a Víctor“.

Musicoterapia para el bienestar emocional de las personas mayores durante el confinamiento

Por su parte, María Blasa, coordinadora del Área Psicosocial del servicio, señala que “la experiencia ha sido muy positiva; sabemos que la música es una buena terapia para trabajar diferentes aspectos cognitivos y emocionales. En la situación de ausencia de visitas de la familia, confinamiento, batas blancas, pantallas, mascarillas… la música ha sido un valor seguro al que aferrarse. A través de ella, hemos conectado con ‘todo está bien’, ‘lo vamos a superar’, aportándonos tranquilidad y esperanza”.

Gracias a este proyecto, se han realizado vídeos personalizados de todos y cada uno de los usuarios/as, con algunas excepciones (voluntariamente o por el perfil cognitivo). En estos vídeos, hemos podido ver cómo se emocionaban las personas mayores cantando canciones y dedicándoselas a sus familiares. En otros vídeos, más espontáneos, hemos visto a los usuarios/as disfrutar de momentos musicales, bailando, cantando o tocando instrumentos musicales, creándose un ambiente distendido con la música.

Durante el tiempo que ha durado el confinamiento, se han enviado estos vídeos a los familiares de los mayores, realizando un seguimiento individualizado desde el centro, así como por correo electrónico, WhatsApp, y en el último mes, mostrándolos durante las visitas, ofreciéndose además la posibilidad de tener “5 minutos musicales”, para que el usuario/a pudiera tener un rato agradable con su familiar, algo que está teniendo muy buena acogida en estos momentos.

En este sentido, en algunos casos, sobre todo el de las personas con demencia, la música les ha ayudado a activarse y a estar más despiertos/as para poder compartir un rato con sus familiares, facilitando también la expresión emocional. Las respuestas por parte de los familiares a todo ello, han sido muy emotivas y de agradecimiento, por la comunicación que se ha facilitado y generado.

Algunos usuarios/as que han participado en esta actividad, nos han querido contar sus emociones y experiencias vividas, a través de este proyecto de musicoterapia.

En el caso de J.C., afirma que “cuando escucho la música se me pasan los malos pensamientos. ¡Me quita las penas! Para mí la música es todo, me acompaña. Además, les va muy bien a las personas con enfermedades”.

R.P. señala: “la música nos da vida. Es mejor que ir al médico. Para un enfermo, sentir la música es abrirle a la vida. Se le olvidan todos los males que tiene. Yo estaba triste y, desde que he ido a cantar, me ha traído la luz”.

Por su parte, J.M. nos dice: “me pongo muy contenta cuando voy a cantar. Es muy necesaria la música en las residencias de personas mayores”.

Por último, C.J. nos cuenta: “el rato que he estado cantando, no hemos pensado en nada más. Me gustaría seguir haciendo la actividad, al menos una vez a la semana o al mes”.

Según afirma María Blasa, “este proyecto ha sido un acierto, así lo consideran todas las personas usuarias, familiares como trabajadores/as del servicio. En este sentido, que la Fundación Salud y Comunidad haya apostado por introducir la figura del musicoterapeuta en este momento, priorizado el bienestar emocional, ha sido muy bien valorado, ya que el mensaje de la música nos ha llegado a todos los que formamos esta comunidad”.

Musicoterapia para el bienestar emocional de las personas mayores durante el confinamiento

Como ejemplo de la buena acogida también, os dejamos igualmente algunos testimonios de algunos familiares de usuarios/as sobre este proyecto de musicoterapia:

F.S. explica que «la musicoterapia es muy positiva por las personas mayores, hacen un trabajo de memoria sin demasiado esfuerzo, les sube la autoestima al ver que todavía son útiles, se ponen contentos y se relajan. Si se hiciera más a menudo, creo que serían más felices».

Por su parte, A.T. señala: “quiero agradecer a Víctor todo lo que ha hecho con la música en beneficio de las personas mayores, les ha dado mucha alegría y entretenimiento con su música. Todos sabemos que es una gran terapia para ellos. Me sorprendió el día que fui a ver a mi abuela después de tanto tiempo, ella estaba triste al ver que no podía abrazarla y, gracias a Víctor, pude verla cantar y disfrutar de aquel momento musical; fue capaz de sacarle una sonrisa. Muchas gracias por todo y ojalá vuelva pronto”.

Por último, I.L. afirma que “el trabajo de Víctor ha sido una maravilla. Ha devuelto la alegría y la ilusión de vivir a los mayores. Solo hay que mirar sus caras y cómo bailaban. Las fotos y vídeos de mi madre reflejan alegría en su rostro. Para mí, todo lo resume la palabra amor. Gracias Víctor por tu buen hacer, has hecho un gran trabajo con las personas mayores”.

El equipo de profesionales del servicio en su conjunto, quiere agradecer también al musicoterapeuta Víctor García, su entrega y dedicación, a través de este proyecto. Estas palabras lo dicen todo: “ha puesto color, a través de la música, en nuestras vidas, dejando una huella en todos y cada uno de los profesionales y usuarios/as del centro”.

Os invitamos a ver los vídeos realizados en la actividad “Ringsistiré” que se pueden visionar en el canal de YouTube de la Fundación Salud y Comunidad: https://www.youtube.com/user/FSYC

Privacy Preference Center