Paco Nache tiene una invalidez absoluta desde hace 15 años, lo cual le ha permitido disponer de tiempo libre para dedicarlo a una actividad que le satisface mucho a nivel personal: el voluntariado en prisiones. En concreto, colabora desde hace aproximadamente 6 años en el Centro Penitenciario de Jóvenes de Quatre Camins (La Roca del Vallés, Barcelona), en el marco del proyecto “Impulso Joven” de la Fundación Salud y Comunidad (FSC) que dirige nuestro compañero Manu Izquierdo. Esta entrevista nos va a permitir conocer mejor la actividad de voluntariado que realiza y que tan valiosa es para nuestra entidad.

¿En qué consiste tu labor de voluntariado?

Se trata da un voluntariado con jóvenes de 18 a 25 años, centrado en la informática a diferentes niveles. Realizo diversas tareas, desde las puramente técnicas; por ejemplo, he puesto en marcha una red de ordenadores para que pudieran estar conectados entre sí, dar clases de informática, a conseguir películas, vídeos, música, juegos lúdicos… que puedan ser del interés de los jóvenes.

Por otra parte, otras tareas consisten en reparar ordenadores cuando presentan problemas técnicos y realizar tareas de acompañamiento lúdico. Además, también medio con empresas para conseguir donaciones de ordenadores. Es el caso de SBM Hoteles y Celio.

 Es muy de agradecer…

 Sí, se portan muy bien.

 ¿Cuánto tiempo le dedicas a estas tareas habitualmente?

En concreto, al centro penitenciario voy unos 2 o 3 días a la semana, y después lo que me pueda llevar otras tareas de gestión, fuera del servicio.

¿Qué supone este voluntariado para ti?

Es una forma de ocupar mi tiempo libre en una tarea que me enriquece como persona, que hago por amor, de corazón… Cuando finalizo mi actividad de voluntariado, tengo la sensación de haber aportado y eso me hace sentir muy bien.

¿Cómo es la relación con los jóvenes?

 Muy buena, me tienen un gran respeto. Se abren conmigo, me cuentan sus cosas y me dan las gracias con el alma en cada tarea que realizo.

¿Y con el equipo profesional?

 También muy buena, me siento muy integrado, me hacen sentir como una persona más del equipo, como un compañero… Valoran mi trabajo y me siento muy bien acogido.

Cuando tengo alguna duda o inquietud sobre cómo abordar alguna cuestión, siempre encuentro una respuesta desde el punto de vista técnico que me ayuda a realizar mejor mi labor de voluntariado.

¿Te gustaría aprovechar esta entrevista para hacer algún otro comentario?

Sí, quiero mostrar mi agradecimiento a la directora del Centro Penitenciario de Jóvenes de Quatre Camins que fue la que me dio la oportunidad de hacer este voluntariado, y confió en mí desde un inicio.

Sabemos que eres un voluntario muy valioso del proyecto “Impulso Joven” de FSC

Para mí es muy satisfactorio este voluntariado que seguiré realizando con el mismo cariño e ilusión como hasta ahora. Agradezco el gesto de la entrevista y este reconocimiento tan bonito a mi labor.