Voluntariado


Ofrecemos respuestas integradas


La Fundación Salud y Comunidad cuenta con un programa de promoción, selección y formación de voluntariado en el cual participan cada año alrededor de 500 personas.

El abuso de drogas de todo tipo, legales e ilegales, y la adicción a las mismas son uno de los problemas de salud y calidad de vida evitables más importantes de las sociedades desarrolladas. También hay que considerar las adicciones comportamentales, por ejemplo a los juegos de azar.

La fundación nació precisamente en la década de los 80 dedicándose a las drogodependencias, habiendo ampliado desde entonces su intervención a muchos otros problemas sanitarios y sociales.

Desde FSC se abordan los problemas de adicciones en toda su complejidad. Se consideran pues tanto los elementos psicológicos como los elementos biológicos y sociales relevantes.

Se trabaja con especial intensidad la interacción entre los trastornos por uso de drogas y otros problemas sanitarios y sociales, disponiendo pues de centros especializados en personas que presentan al tiempo un problema de drogodependencia y otro, por ejemplo, de enfermedad mental, violencia de género o exclusión social.

FSC desarrolla su intervención desde servicios propios o mediante la gestión de servicios púiblicos. Así, ha puesto en marcha centros y programas propios que cubren desde la atención ambulatoria, los centros de día o las comunidades terapéuticas de diferentes tipos hasta los pisos de inserción, la atención a drogodependientes en situación de calle y otros programas de inserción laboral y social.

Por otro lado, gestiona bajo fórmulas de contrato o concierto centros y programas públicos en diversas Comunidades Autónomas, entre ellos centros ambulatorios de tratamiento, diversos programas en prisiones e iniciativas para reducir los daños vinculados al consumo de sustancias, por ejemplo la transmisión del VIH/sida.

Si los programas terapéuticos de la fundación han podido ayudar a lo largo de su trayectoria a decenas de miles de personas, sus programas de prevención, dirigidos a estudiantes, jóvenes y familias han beneficiado sin duda a un número muy superior de ciudadanos, además de constatarse su incidencia en la sensibilización comunitaria.